Gente

El príncipe Andrés de Inglaterra vuelve a quedarse fuera

El hijo de Isabel II no se ha unido a su familia en el Día de la Órden de la Jarretera, tan especial para los Windsor

Príncipe William y el príncipe Andrés durante el Día de la Órden de la Jarretera
Príncipe William y el príncipe Andrés durante el Día de la Órden de la Jarretera FOTO: Steve Parsons GTRES

Aunque en un principio se esperaba que el príncipe Andrés de Inglaterra se uniera al resto de la familia real británica en el Día de la Orden de la Jarretera –uno de los festejos más relevantes del año para los Windsor– , finalmente no pudo ser. El duque de York volvió a quedarse ayer fuera, como muestra del repudio que sufre desde hace unos años. De hecho, el hijo de Isabel II lleva apartado de la vida pública desde noviembre de 2019. El acuerdo extrajudicial alcanzado con Virginia Giuffre, que evitó su presencia en el juicio por abuso sexual, provocó la desaparición del duque de todo acto oficial relacionado con su familia. Solo ha aparecido, por sorpresa, acompañando a su madre en el Servicio de Acción de Gracias que se celebró en la Abadía de Westminster hace unos meses, como homenaje a su padre, el difunto duque de Edimburgo.

Su presencia se daba casi por segura, ya que la Orden de la Jarretera es uno de los pocos títulos que aún conserva el príncipe Andrés. Tras el escándalo sexual que le vinculaba con la red de pederastia del magnate Jeffrey Epstein, la soberana fue despojándole de numerosos títulos militares, honoríficos y de representación.

La Orden de la Jarretera nació durante el reinado de Eduardo III en el siglo XIV. El monarca, inspirado en las historias del rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda decidió crear su propio cuerpo de caballeros. Casi setecientos años después de aquello, esta institución es la más antigua y la de mayor rango en Gran Bretaña. Ahora la integran hombres y mujeres sin importar su procedencia, aunque anteriormente estaba reservada a miembros de la aristocracia. La Reina los elige por sus servicios públicos a la comunidad y una de las últimas personalidades en ingresar en ella fue a principios de este año la duquesa de Cornualles, esposa de Carlos de Inglaterra.

La Reina Isabel II y el príncipe Andrés
La Reina Isabel II y el príncipe Andrés FOTO: Steve Parsons GTRES

La vuelta del príncipe Andrés a un acto público fue, por tanto, solamente parcial. Un empleado del Palacio de Buckingham explicó que tan solo se le permitió asistir a la investidura y al almuerzo, pero no formó parte de la espectacular procesión ni del servicio que se celebró en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, donde los miembros de la Orden de la Jarretera desfilan con sus túnicas de terciopelo azul y sus sombreros de plumas.

Aparición privada

Con anterioridad se había informado de que al tercer hijo de la reina se le había prohibido asistir al servicio, pero después de tomarse una «decisión familiar» se acordó que haría una aparición privada, evitando así ser visto por el público. La ceremonia de este año, la primera desde 2019, debido a las restricciones por la pandemia, fue especial para la duquesa de Cornualles ya que fue investida como dama real de la Orden, tras su nombramiento en diciembre de 2021. En el mismo acto fueron nombrados como nuevos miembros la baronesa Amos y a el exprimer ministro británico Tony Blair.