Gente

Carlos III prohibió que Meghan Markle fuera a Balmoral a despedirse de la reina Isabel II

El hijo de la monarca pidió al príncipe Harry que su mujer no fuese con él

Meghan Markle, la reina Isabel II y el príncipe Harry
Meghan Markle, la reina Isabel II y el príncipe Harry FOTO: Paul Grover/Daily Telegraph GTRES

La reina Isabel II fallecía el pasado 8 de septiembre y el mundo entero lloraba la pérdida de la monarca. Desde su muerte, todos los ojos han estado puestos en cada movimiento que ha hecho la familia real británica y muchas incógnitas surgían respecto al papel que iban a tomar el príncipe Harry y Meghan Markle en esta situación tan triste y complicada para todos. Ahora se ha desvelado el motivo por el que la duquesa de Sussex no viajó a Bamoral para despedirse de la abuela de su marido: Carlos III prohibió que viajase.

“Le dijo que no era correcto ni apropiado que Meghan estuviera en Balmoral en un momento tan profundamente triste” apunta el medio ‘DailyMail’ citando a ‘The sun’. El nuevo rey de Inglaterra habló personalmente con su hijo y le prohibió que acudiese con su mujer. En esa conversación, también le insistió en que Kate Middelton tampoco iba a estar presente y que el número de personas que iban a acompañar a la reina Isabel II era muy reducido, contando con las más cercanas a la monarca.

Meghan Markle y el príncipe Harry
Meghan Markle y el príncipe Harry FOTO: Martin Meissner AP

En un principio, Harry tampoco estaba citado en Bamoral por “razones constitucionales”, según apunta el medio ‘The Telegraph’ aunque, finalmente, su padre accedió a que pudiese asistir para despedirse de su abuela. Cuando saltó la noticia de que los duques de Sussex estaban en camino, se creó un gran revuelo dentro de los muros de la residencia donde se encontraba la reina Isabel II y Carlos III le comunicó a su hijo Harry que su mujer “no sería bienvenida”, según apunta el anterior medio citado.

Aún así, Carlos III de Inglaterra les ha dedicado unas bonitas palabras conciliadoras en su primer discurso como monarca, tendiendo puentes entre el matrimonio y toda la familia real británica: “Quiero expresar mi amor por Harry y Meghan mientras continúan construyendo sus vidas en el extranjero”. Así, dejaba bien claro que los duques de Sussex van a continuar con sus vidas lejos de Inglaterra. Lo cierto es que, a pesar de esta declaración amigable, hay mucha incomodidad y nerviosismo familiar por la inminente publicación de las memorias del príncipe Harry y que seguro que volverá a a abrir alguna que otra brecha entre ellos.