Gente

La venganza de Carlos III: Andrés y los Sussex, a la cola

El fallecimiento de Isabel II ha originado movimientos en la línea de sucesión, pero también en la propia web de la familia real. Harry y el duque de York, los más afectados

Carlos III
Carlos III FOTO: James Manning AP

Harry y Meghan Markle han vuelto a caer en desgracia. Los duques de Sussex han sido relegados al final de la página web de la familia real británica, junto con el príncipe Andrés de Inglaterra, también marginado, desde que saliera a la luz su vinculación con el pederasta, Jeffrey Epstein y de que fuera acusado por presuntos abusos sexuales a una menor.

Los enlaces que llevaban a los lectores a las páginas dedicadas al menor de los hijos del rey Carlos III y de Diana de Gales, así como de su esposa, se habían colocado previamente en la mitad de la página, por debajo de los miembros mayores de la realeza y por encima de los menores de los Windsor. Sin embargo, tras el fallecimiento de Isabel II, el pasado 8 de septiembre, la web se actualizó, y Harry y Meghan fueron reubicados por debajo de la princesa Alexandra y de los duques de Gloucester.

Peores consecuencias han sufrido el príncipe Michael de Kent y su esposa Marie-Christine ya que han sido eliminados por completo de la web, una decisión, por otro lado, lógica ya que ninguno de ellos trabaja actualmente para la Firma.

Los duques de Cambridge y los de Sussex
Los duques de Cambridge y los de Sussex FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Mientras tanto, la princesa Alexandra, el duque de Kent y el duque de Gloucester, los primos de la difunta reina, permanecen en la página ya que todavía son miembros activos. Los Kent han llevado a cabo más de 200 compromisos públicos, todos financiados por la propia familia del príncipe en lugar de por los contribuyentes.

Todos estos cambios se producen en medio de la decisión del rey Carlos III de planear una monarquía «reducida» durante su reinado, ya que considera que los ciudadanos británicos no desean pagar por una familia real en constante expansión. El reinado de Carlos III se presenta como una etapa en la que la monarquía británica avanzará hacia una mayor austeridad, reducirá el número de miembros de la familia real con tareas oficiales y ampliará el uso público de espacios de la Corona hasta ahora restringidos, como el palacio de Buckingham. Así lo establecieron ya el entonces príncipe de Gales y su primogénito, William, tras el fallecimiento de Felipe de Edimburgo, en abril de 2021.

Diferencias sin resolver

La primera vez que los Sussex «cayeron» de posición en la web real fue para ubicarlos por debajo del príncipe y de la princesa de Gales, así como por debajo de los Wessexes, Eduardo y Sofía, y la princesa Ana. El nuevo cambio se produce tras el regreso de Harry y Meghan a su residencia de Montecito, en California, y tras interpretar que el matrimonio no había resuelto sus diferencias con el rey y con el príncipe William. No obstante, Harry y el príncipe de Gales se mostraron unidos en el funeral de Isabel II, como señal de apoyo a su padre, como también lo hicieron la duquesa de Cambridge y la de Sussex visitando las flores y los tributos en Windsor en los días previos al funeral de estado de la soberana. Pero queda por ver si esta frágil tregua se mantendrá, especialmente con las memorias del príncipe Harry que saldrán a finales de este año, y que, según se ha publicado esta semana, él mismo ha pedido a la editorial revisar. Además, el podcast de Meghan Markle «Archetypes» regresará el 4 de octubre, una vez finalice el periodo de luto real.