Victoria Federica se va con Jaime de Marichalar en plena crisis con la infanta Elena: “El mejor dúo”

Mientras, la duquesa de Lugo acompaña a Felipe Juan Froilán a Abu Dabi

Victoria Federica y Jaime de Marichalar en una imagen de archivo
Victoria Federica y Jaime de Marichalar en una imagen de archivo FOTO: Gtres

En las últimas semanas han sonado con fuerza los rumores que apuntan a un distanciamiento entre la infanta Elena y Victoria Federica. Al parecer, a la duquesa de Lugo no le hacen mucha gracia los derroteros profesionales que ha tomado su hija, decidida a convertirse en una influencer de renombre. De hecho, la revista “Lecturas” aseguró que la joven ha dejado el domicilio familiar en el que vivía con su madre para mudarse al Palacio de la Zarzuela con su abuela, la Reina Sofía, una noticia que no se ha confirmado por parte de Casa Real.

Ahora, y en plena crisis con su madre, Victoria Federica ha puesto tierra de por medio y se ha marchado hasta París con su padre, Jaime de Marichalar, para disfrutar juntos de una de sus grandes pasiones en común: la moda. Los dos han visitado la previa al próximo desfile de Dior, enmarcado en la Semana de la Moda de la capital francesa. “El mejor dúo”, ha escrito la joven en su cuenta de Instagram, dejando claro que la enorme complicidad que tiene con el exmarido de la infanta Elena.

Victoria Federica y Jaime de Marichalar en París
Victoria Federica y Jaime de Marichalar en París FOTO: Victoria Federica de Marichalar Redes Sociales

Lo cierto es que visitar juntos la Semana de la Moda de París se ha convertido en una tradición de padre e hija que nunca se saltan, y Victoria Federica siempre ilustra esta visita tan especial a la ciudad del amor en sus redes sociales.

Mientras, la infanta Elena también se ha marchado hasta la otra punta del mundo para acompañar a su hijo Felipe Juan Froilán en el comienzo de su nueva vida en Abu Dabi. El sobrino del Rey Felipe VI se ha mudado junto a su abuelo, el Rey Juan Carlos I, para comenzar allí su formación profesional tras concluir sus estudios universitarios, y, de paso, escapar de las polémicas que siempre le persiguen y que tanto incomodan a Casa Real.