¿Cuatro años juntos?

El enfado del príncipe Guillermo al ser preguntado por su supuesta amante

El nombre de Rose Hanbury no puede salir nunca en una conversación si no se quiere cabrear al futuro rey de los británicos. Kate Middleton también ha sufrido mucho por ella

El príncipe William y Kate Middleton atendiendo a Rose Hanbury en una gala benéfica
El príncipe William y Kate Middleton atendiendo a Rose Hanbury en una gala benéficaGtres

Parece que en todas las casas reales se cuecen habas y que casi todos sus miembros se han visto en alguna que otra ocasión inmersos en la polémica por supuestas infidelidades. En pleno huracán en Dinamarca por la amistad del príncipe Federico con Genoveva Casanova, en Reino Unido no se olvida otro nombre de mujer, el de Rose Hanbury. Es muy cercana a la familia real británica, especialmente al príncipe Guillermo, el heredero al trono, del quien dicen su amistad llegó a desdibujarse hasta traspasar ciertos límites. Tanto, que con tan solo escuchar su nombre a muchos se les cambia el gesto en el rostro, como así le ha pasado mucho a Kate Middleton, que ha sufrido mucho con esta historia. Pero ahora también al propio Guillermo, que se ha cabreado cuando el nombre de su supuesta amante ha salido en conversación.

Britain's Prince William and Kate Middleton , Duchess of Cambridge with Rose Hanbury and husband David Cholmondeley attending a gala in support of East Anglia's Children'sHospices'
Britain's Prince William and Kate Middleton , Duchess of Cambridge with Rose Hanbury and husband David Cholmondeley attending a gala in support of East Anglia's Children'sHospices'Stephen PondGtres

Rose Hanbury es nieta de Lady Elizabeth Longman, íntima amiga de la desaparecida reina Isabel II de Inglaterra. Pero desde hace cuatro años todos la conocen por ella misma, aunque más por su sospechosa proximidad al príncipe Guillermo. Una condición que le ha valido un hueco en el nuevo libro de la polémica para la casa real británica, ‘Endgame’, de Omid Scobie, que ha causado furor al centrar su atención en los momentos más polémicos de la familia. Unos capítulos en los que ella juega un papel protagonista, al asegurarse traicionó a su marido, David Rocksavage, al tener un affaire con el heredero, el marido de Kate Middleton. De hecho, aparecieron unas imágenes de supuestos besos que supusieron un escándalo, pues la actual princesa de Gales estaba embarazada ya de su tercer hijo, el príncipe Louis.

Se ha publicado además de que el príncipe Guillermo ha pasado este último San Valentín junto a su especial amiga, lo que ha venido acompañado de comentarios sobre la estabilidad con su matrimonio con Kate Middleton. Ellas antes eran amigas, después los rumores hicieron que su amistad se enfriase, pero el escándalo en los medios era imparable. Fue entonces cuando el jefe de prensa del Palacio de Kensington, Christian Jones, llamó al escritor de este nuevo polémico libro y le dijo: “Dios mío, tuve que haberles preguntado si esos rumores eran ciertos”. Una cuestión que puso sobre la mesa en privado con el heredero, así como con su secretario Simon Case. La reacción de Guillermo no pudo ser peor.

El príncipe Guillermo de Inglaterra, duque de Cambidge, la semana pasada
El príncipe Guillermo de Inglaterra, duque de Cambidge, la semana pasadalarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@595c8ac0

Omid Scobie relata en su libro que el príncipe Guillermo “se puso furioso” al escuchar la pregunta sobre la naturaleza de su relación con Rose Hanbury. Negó “con vehemencia” que entre ellos existiese un affaire. Finalmente, tuvieron que contraatacar y lograron eliminar el nombre de ella en los medios de comunicación bajo la advertencia de que se estaba cayendo en una violación de su derecho a la privacidad. Lo consiguió porque “Christian estaba desesperado por encubrirlo, y así se propuso hacerlo”. Por fortuna, apareció en escena Meghan Markle, la mujer del príncipe Harry, y la atención mediática se desvió, dando un respiro a los por aquel entonces duques de Cambridge, ahora príncipes de Gales.