Gente

Angelina Jolie confiesa que temió por la seguridad de “toda mi familia” durante su matrimonio con Brad Pitt

Reconoce que le “costó mucho” separarse del actor

Angelina Jolie, posa con su nuevo libro. REUTERS  THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. MANDATORY CREDIT. NO RESALES. NO ARCHIVES
Angelina Jolie, posa con su nuevo libro. REUTERS THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. MANDATORY CREDIT. NO RESALES. NO ARCHIVES FOTO: AMNESTY INTERNATIONAL/LACHLAN BA VIA REUTERS

En una entrevista concedida a The Guardian Weekend, la actriz Angelina Jolie asegura que temió por la seguridad de “toda su familia” durante su matrimonio con Brad Pitt. Desde que anunciaran su divorcio en 2016, la pareja se enfrenta en los tribunales, ya que él pide una revisión del acuerdo logrado de custodia compartida, tras ser acusado por Jolie de maltrato infantil y violencia de género.

La actriz, que arremete en la entrevista contra la justicia por no velar por los derechos infantiles, sentencia que “un niño en Europa tendría más posibilidades de tener voz en los tribunales que un niño en California. Eso me dijo mucho sobre este país”.

Ante la pregunta de la periodista sobre qué le hizo temer por los derechos de sus hijos, la actriz -que pronto estrenará “Eternals”, de la factoría Marvel-, responde que no puede hablar sobre ello porque aún está pasando por el proceso legal. “¿Está hablando de su divorcio de Brad Pitt y las acusaciones que ha hecho contra él de abuso doméstico?”, insiste la periodista, pero Jolie aunque guarda silencio, asiente con la cabeza.

“No soy el tipo de persona que toma decisiones como las que tuve que tomar a la ligera. Me costó mucho llegar a esa posición en la que sentí que tenía que separarme del padre de mis hijos“. Jolie solicitó el divorcio en noviembre de 2016, días después de que Pitt, en estado de embriaguez, maltratara físicamente a su hijo Maddox, que por entonces tenía 15 años. Una decisión que tomó “por la salud de su familia”.

Por su parte Pitt, si bien admitió tener problemas con el alcohol y haberle gritado a uno de sus hijos, siempre ha negado haberlos maltratado físicamente.

Con respecto a sus derechos, la actriz afirma que la primera vez que no se sintió respetada en su carrera fue a los 21 años cuando trabajó con Harvey Weinstein en Jugando con el corazón algo que, en su opinión, “no es de extrañar”. “Si consigues salir de la habitación, piensas que en realidad no lo hizo, pero lo cierto es que lo intentó y el intento ya es un asalto”, afirma, aunque evita entrar en detalles sobre el incidente con Weinstein. “Recuerdo que le dije a Jonny, mi primer marido, que fue genial al respecto, que corriera la voz entre otros chicos: ‘no dejeis que las chicas vayan solas con él”, recuerda. “Nunca volví a asociarme ni a trabajar con él. Fue difícil para mí cuando Brad sí lo hizo”, concluye.