Gente

Orgías, abusos y drogas: los excesos de Hugh Hefner, al descubierto

Una «conejita» de «Playboy», Holly Madison, dice que estuvo al borde del suicidio

Hugh Hefner
Hugh Hefner FOTO: Jae C. Hong AP

El próximo lunes, A&E comenzará a emitir «Secrets of Playboy», una dura docuserie que destapa múltiples secretos que se esconden detrás del imperio creado por el ya fallecido Hugh Hefner. El documental, al que ha tenido acceso en exclusiva el diario «Daily Mail», revela el modo de operar del empresario que provocó daños físicos y emocionales a decenas de mujeres durante décadas. Bajo el discurso de la falsa «libertad sexual», el editor de «Playboy» logró fundar uno de los emporios de prostitución y perversión más grandes y consensuados del mundo.

A través de numerosos testimonios de las ex novias de Hefner, Holly Madison y Sondra Theodore, así como de la ex «conejita» Mother PJ Masten, se exponen en la ficción las impactantes revelaciones que confirman los abusos que sufrieron todas aquellas mujeres.

Club privado. Inauguración del primer club Playboy de Chicago con Hugh Hefner a la cabeza de sus conejitas. En 1960, “The Chicago Playboy Club” ya tenía más de 50.000 socios con su llave del club privado.
Club privado. Inauguración del primer club Playboy de Chicago con Hugh Hefner a la cabeza de sus conejitas. En 1960, “The Chicago Playboy Club” ya tenía más de 50.000 socios con su llave del club privado.

Así, Theodore, que ahora tiene 65 años, informó de que en la mansión se acostumbraba a programar sesiones de sexo grupal durante cinco noches a la semana tras las que, confiesa, se sentía «rota por dentro».

Lo que comenzó en 1953 como un medio «inofensivo» de entretenimiento pronto se transformó con el paso del tiempo en un club exclusivo para millonarios pervertidos, en una especie de sórdido «patio de recreo».

Hugh Hefner con algunas de las chicas Playboy
Hugh Hefner con algunas de las chicas Playboy

«Pig Nights»

Otra de las desconcertantes confesiones indican que Hefner organizaba las «Pig Nights» semanales, las cuales consistían en traer a varias prostitutas «feas» para que tuvieran sexo con sus amigos. Entre ellos se encontraba Don Cornelius, quien fue durante más de 15 años presentador de un popular programa llamado «Soul Train», y a quien acusaron de tomar como rehenes a dos «conejitas» a quienes causó graves secuelas.

Por su parte, Holly Madison asegura que Hefner, quien fue su pareja durante siete años, se negaba siempre a usar protección durante las relaciones sexuales que mantenían y que los excesos y la violencia que se vivía en la casa la llevaron a considerar el suicidio. La serie también recalca cómo la manipulación de las jóvenes era una de la principales estrategias para tenerlas bajo control. De hecho, Theodore describió a Hugh como un «vampiro que chupó las vidas a estas chicas durante décadas».