Gente

Luis Figo y Helen Svedin, la intrahistoria de un matrimonio modelo (de conveniencia)

Nadie es ajeno a los constantes rumores de crisis. Lo cierto es que comparten domicilio: juntos pero no revueltos

Luis Figo y Helen Svedin
Luis Figo y Helen Svedin FOTO: ALEXANDER SCHEUBER GTRES

El pasado febrero el deportista portugués Luis Figo volvió a la casa que comparte con la modelo sueca Helen Svedin, con la que le une 25 años de matrimonio, en la exclusiva zona madrileña de Conde de Orgaz, donde son propietarios de un chalet de mil metros cuadrados. Luis Figo y Helen Svedin parecían ser, hasta ahora, uno de los matrimonios más estables del mundo del fútbol. La pareja lleva más de dos décadas de matrimonio y tienen tres hijas en común, Daniela, Martina y Stella. Él, según adelantó la revista «¡Hola!», pasó una temporada en el Hotel Wellington, muy cercano al ático de Ortega y Gasset que la pareja tiene en propiedad y que Svedin ha reformado con esmero.

El pasado febrero se les vio paseando juntos y todo parecían ser buenos propósitos. De hecho, él mismo aprovechó el día de los enamorados para lanzar un mensaje cargado de buenos propósitos y que muchos interpretaron como una reconciliación. «Un día lleno de emociones diferentes. Feliz día de San Valentín», escribió en Instagram el exjugador del Real Madrid.

Luis Figo y su mujer Helen Swedi
Luis Figo y su mujer Helen Swedi

Pero lo cierto es que las aguas nunca han llegado a volver al cauce (matrimonial) y la pareja convive pero no vive. Algo parecido a lo que ideó Amelia Bono en un primer momento cuando compartía hogar con Manuel Martos y seguía funcionando a la perfección la empresa familiar. Los que la conocen dicen que aquí ella ha sacado la parte nórdica y optado por sacar el lado más frío y disfrutar de una plácida convivencia por el bien de la relación. Helen es una mujer extremadamente discreta y ha tenido una extensa carrera como modelo, no como muchas otras mujeres de futbolistas que tienen esta profesión y poco se conoce de sus campañas previas a su relación sentimental. Svedin fue la cara de H&M, ha aparecido en anuncios de Lóreal, Gucci, Armani, Landrover, Kia, Guess... Su carrera profesional es impecable y en el terreno personal nunca ha dado que hablar, algo que sí ha dado en numerosas ocasiones su marido. Hasta que todo ha llegado a un límite.

A la pareja, además de las hijas, les unen los negocios. En 2009 constituyeron Damash Assets, una empresa que según sus estatutos tiene dos trabajadores, una sociedad dedicada a la gestión del patrimonio inmobiliario. Al margen del futbolista que figura como accionista mayoritario de la sociedad, a través de dos de sus sociedades, una española (Damash Rights) y otra portuguesa (Damafh Holding, Lda), la empresa presenta cambios relevantes en los últimos tiempos. El pasado 10 de enero, un nuevo accionista, Elgorriaga Brands S.A., la empresa chocolatera y galletera, dirigida por José Antonio García Sánchez y el grupo Distribuciones Gaher, se integraba como nuevo accionista minoritario. Al parecer, el éxito de la empresa ha llamado la atención del dueño de la empresa abulense de chocolates, que factura 9 millones de euros anuales. En 2020, Damash Assets con 21,5 millones de euros en activos y un patrimonio de 20 millones declara tener varios locales comerciales, como el que poseen, junto a otros socios, en la calle Serrano de 127 metros cuadrados. En 2009, coincidiendo con el final de su carrera como deportista, Luis Figo creó Damash Rights, utilizada por el futbolista para gestionar sus derechos de imagen. Pero su negocio estrella es la minería, sector donde Figo invirtió en 2010 (un año después de colgar las botas de fútbol), a través de la sociedad Damash Minerals. Hoy por hoy, explota hierro en Senegal, Guinea y Burkina Faso, y se prepara para dar el salto a Mali y Mauritania, países donde prevé dedicarse a la extracción de oro, hierro, fosfato, cobre y bauxita. La empresa, que tiene sede en la localidad portuguesa de Charneca da Caparica, ha reportado en solo 12 años un patrimonio que supera los 20 millones de euros, según los datos registrados en 2018.