Gente

Bótox hasta en las zonas íntimas: las claves del nuevo Cristiano Ronaldo

El jugador es fan de esta sustancia que aplica en el rostro y en más partes del cuerpo

Cristiano Ronaldo puede presumir de un físico espectacular
Cristiano Ronaldo puede presumir de un físico espectacular FOTO: Instagram La Razon

Cristiano Ronaldo, ¿hay dos palabras juntas que signifiquen más? Quizás sí, las que mitificó el gran Jesulín de Ubrique hace ya unos cuantos años, ¿recuerdan su «im-presionante»?

Pues eso es lo que pienso de la última moda a la que dicen que ha sucumbido Cristiano: el bótox, y si se preguntan que qué tiene de novedoso esto, les diré que no es la toxina en sí, sino dónde se la coloca: el pene. Esto requiere al menos una explicación.

Cristiano es fan del bótox, incluso más que su pareja, Georgina; pero es que tener tal cantidad de vástagos agota y el bótox en la zona genital masculina tiene diferentes usos, en el suyo por lo que he averiguado, es un tema de tamaño. Si en el rostro la toxina botulínica es un gran aliado del rejuvenecimiento facial, en esa zona lo es para aumentar su tamaño.

Es la última moda entre los actores porno. El pionero fue uno australiano, país donde han empezado a hacerse este tipo de tratamientos y aunque no tiene garantías de funcionar siempre, es reversible y no necesita puntos de sutura. El grosor aumenta entre 1 y 2,5 cm de circunferencia y tiene unos efectos que duran entre 18 y 24 meses, mucho más que en el rostro; y además, la satisfacción del paciente aumenta proporcionalmente.

Con respecto a su rostro, el jugador del Manchester United siempre ha tenido un complejo, creía que su cara no estaba a la altura de su cuerpo –el llamado «efecto gamba»–, así que ahora además del bótox, y alguna que otra cirugía, los tratamientos faciales son su obsesión. Solo hay que ver las fotos de hace unos años y compararlas con alguna más reciente.

Atrás quedaron los maravillosos tiempos de «la arruga es bella», genial frase ochentera del gran diseñador Adolfo Domínguez; aunque ahora hay algunas firmas que también apuestan por ello, como la italiana Depuravita con su nutricosmética «Hello Wrinkles» («Hola Arrugas») con electrolitos en polvo que maximizan la elasticidad de la piel y son las favoritas de muchas modelos, otra de las obsesiones de Cristiano. Es un buen emprendedor y tiene negocios millonarios aparte de los futbolísticos, como su cadena de hoteles, sus gimnasios, su marca de ropa y sus propios perfumes. También se empeñó en hacerle la competencia a Turquía en el tema capilar, y sus clínicas Insparya hair Clinic poco a poco lo van consiguiendo.