Con estilo

Vicent Darré, el sobrino interiorista de la jet de Jorge Semprún

Íntimo de Karl Lagerfeld, ha decorado las casas de Bernard-Henri Lévy o Inés Sastre. El decorador francés habla con LA RAZÓN para recordar la figura de su tío, el legendario dirigente comunista y ex ministro de Felipe González, quien mañana celebraría sus cien años

Vicent Darrés
Vicent DarrésLa Razón

Este domingo 10 de diciembre, Jorge Semprún cumpliría un siglo de vida. Nieto de Antonio Maura, cinco veces presidente del Gobierno con el Rey Alfonso XIII, su existencia es la de un personaje de novela. Tenía doce años cuando estalló la Guerra Civil en el verano de 1936. Entonces, se marchó al exilio junto a su padre, José María Semprún, embajador republicano en La Haya (Holanda), y sus seis hermanos. Les acompañaba la niñera, Anita Litschi, convertida en la nueva esposa de su progenitor tras la muerte en 1932 de su madre, Susana Maura. Con 19 años, combatió en la Resistencia Francesa hasta que fue encarcelado en el campo de concentración nazi de Buchenwald (Alemania).

El escritor Jorge Semprún
El escritor Jorge Semprúnlarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@54c2060e

Fue dirigente del Partido Comunista de España y, entre 1988 y 1991, se convirtió en ministro de Cultura de Felipe González. Escritor y pensador, estuvo dos veces nominado al Oscar como guionista. Las mismas ocasiones en las que se casó. La primera, con la actriz Loleh Bellon, con la que tuvo a su único hijo, Jaime, fallecido a los 63 años en 2010 y con el que no disfrutó de una buena relación. La segunda, con la editora cinematográfica Colette Leloup, madre de Dominique Landman, una niña a la que quiso como suya. Hoy en día, son ella y sus hijos los que mantienen viva su memoria. También sus sobrinos.

Su excéntrico sobrino

Entre estos últimos destaca un hombre cuya vida es (casi) tan fascinante como la de su tío «George». Hablamos del excéntrico Vincent Darré, uno de los interioristas más cotizados de Francia por su estilo surrealista, cubista y dadaísta. «Jorge le regaló a mi hermano su maletín de doble fondo con el que entraba clandestinamente en España. Era como de espía. ¡No era Semprún! ¡Era James Bond!», cuenta.

En efecto, el político, bajo el pseudónimo de Federico Sánchez, cruzaba a menudo la frontera y era habitual verlo en un café de la Castellana, a pesar de ser uno de los hombres más buscados por la Policía. Darré nunca se separó del lado de su tío, fallecido en 2011 a los 87 años. Jorge definió a su sobrino en «Égoïste» como «un títere mundano probablemente proveniente de alguna prosa libertina de Apollinaire o de la ácida ironía de un poema de Cocteau».El interiorista, a punto de cumplir 65 años, es hijo del sociólogo Jean-Pierre Darré y de la editora literaria Claude Leloup, hermana de Colette, mujer de Semprún. «Me parezco mucho a mi madre. Ella era realmente libre. Incluso cuando estaba con mi padre tenía amantes (...) Hizo abortos ilegales en nuestra casa. Tenía amigas lesbianas y homosexuales», contó en «Purple».

Inés Sastre, su amiga y clienta

Inés Sastre
Inés Sastrelarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@54c2060e

A su vez, detalló que, en plena revolución de mayo de 1968, su padre dejó a su madre, feminista y «la reina del [barrio] Saint-Germain-des-Prés», para irse con la mejor amiga de ésta. Quizá esa infancia tan rocambolesca influyó para que Vincent se esforzara en encontrar su propio camino. Finalmente, lo descubrió en el interiorismo, donde es considerado un «enfant terrible» debido a su gusto por lo teatral y el maximalismo. Entre sus proyectos más exitosos está el haber decorado las casas de personalidades como el filósofo Bernard-Henri Lévy o Inés Sastre. «Es una persona maravillosa, muy culto y generoso», confiesa la modelo a LA RAZÓN. Famoso por sus dotes de anfitrión y su genuina elegancia, en su grupo de amigos están: la estilista Catherine Baba; la icónica Inés de la Fressange; el interiorista Ashley Hicks, nieto de Lord Mountbatten, o la modelo de origen español Violeta Sánchez, musa de Helmut Newton. A muchos de ellos los trató siendo joven en Le Palace, el Studio 54 de París.

Un universo de fantasía

Antes de la decoración, a principios de los ochenta, Darré probó suerte en la moda. Fue asistente de Yves Saint Laurent y trabajó para Claude Montana y Prada. En 1995, conoció a Karl Lagerlfeld, con el que diseñó para Chloé. Más tarde, recaló en Fendi. Ese año fue muy triste para el sobrino de Semprún, ya que tuvo que enterrar al gran amor de su vida, Akis, su pareja durante trece años, un griego con hechuras de actor de Hollywood. Después de un desgarrador duelo, se convirtió en el creativo de Moschino en 2001. En 2004, fue contratado como director artístico de Ungaro. Tras dos temporadas, fue despedido. Por entonces, había «renacido» junto a su nueva pareja, el joyero Elie Top. En 2008, ya lejos de la moda, abrió su propio estudio de decoración, Maison Darré, un gabinete de curiosidades, donde él mismo inventa muebles, papeles o telas. Un universo de fantasía a caballo entre Duchamp, Dalí, Proust y Visconti que le ha convertido en un «actor de su propia vida», como también lo fue su tío, el hoy recordado Jorge Semprún, otro hombre con mil caras.