David Larible: «Ningún político merece mi nariz roja»

Profesión: payaso.. Nació: en 1956, en Novara (Italia).. Por qué está aquí: el día 22 presentará «David Larible. The Clown», en el Circo Price.

–Ha sido proclamado el mejor «clown» del mundo. ¿Lo es?

–Para un artista, el mayor peligro es creer lo que dicen de él. No soy un boxeador ni un atleta. No compito: soy un payaso.

–¿Qué le diferencia de los otros payasos?

–Mi forma de actuar y mi preparación: he hecho de todo en el circo.

–Ha sido proclamado el mejor «clown» del mundo. ¿Lo es?

–Para un artista, el mayor peligro es creer lo que dicen de él. No soy un boxeador ni un atleta. No compito: soy un payaso.

–¿Qué le diferencia de los otros payasos?

–Mi forma de actuar y mi preparación: he hecho de todo en el circo.

–Por ejemplo, ¿qué le diferencia de Berlusconi?

–Antes me hacía reír y ahora me hace llorar. Se le fue la olla.

–Algunos llaman payasos a los políticos...

–Eso es una ofensa para los payasos. Un «clown» es un poeta en acción.

–Nació en un circo. En verdad, ¿el mundo no es un gran circo?

–Ojalá lo fuera: habría valores más elevados. El circo no es un caos: es un prodigio de organización. Y no valen enchufes: tanto haces, tanto vales.

–Toda su vida es un largo viaje, hasta vivió 15 años en un vagón de tren en EE UU. ¿Qué ha descubierto viajando?

–Que en los malos tiempos es cuando se descubre el valor del ser humano.

–Deme una razón para reír...

–Si no encuentra una, es que está muerto.

–¿Por qué al poder le gusta tan poco el humor?

–Porque le quita solemnidad.

–¿Quién le hace reír a usted?

–Benigni, Chaplin, Mr. Bean, Robin Williams, Groucho Marx...

–El payaso, dice, ayuda a no tomarse demasiado en serio a uno mismo...

–Sí. Cuando alguien se toma muy en serio, ocurren cosas terribles.

–¿A qué político le regalaría su nariz roja?

–Ninguno se la merece. La nariz roja es para gente seria.

–Llega a un país encrespado, cabreado...

–Llego de Italia, estoy acostumbrado. Los grandes cómicos conocieron sus mayores éxitos con sus países en crisis.

–(¿Y les pagaron?)