Gente

Lo único que Rocío Flores ha ganado con la docuserie de Rocío Carrasco

La nieta de ‘la más grande’ ha salido muy perjudicada del reportaje, pero no todas las consecuencias han sido malas para ella

Rocío Flores este miércoles en 'Tierra de Nadie'
Rocío Flores este miércoles en 'Tierra de Nadie'Mediaset

‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ ha supuesto un antes y un después en la crónica social. Tras más de veinte años de silencio, la primogénita de la Jurado por fin se decidió a dar un paso al frente y explicó ante millones de espectadores el calvario que ha sufrido a consecuencia del supuesto maltrato físico y psicológico que habría sufrido de parte de Antonio David Flores, su exmarido. Ni que decir tiene que la imagen pública del malagueño ha quedado muy mal parada, pero no es el único que sufre el escarnio mediático. Su hija, Rocío Flores, también está pagando las consecuencias devenidas de la serie documental.

En uno de los trece episodios del reportaje, su madre confiesa que le propinó una paliza el 27 de julio de 2012, una agresión que alcanzó tal gravedad que Rocío Carrasco requirió de atención hospitalaria, según los informes que se han hecho públicos. Desde entonces, la reputación de Rocío Flores se ha visto muy perjudicada y son muchos los que ven a la colaboradora de ‘El programa de Ana Rosa’ como una chica agresiva y violenta, cómplice del supuesto maltrato que su padre habría ejercido sobre su progenitora. Ha sido ella misma quien ha confesado que lo está pasando realmente mal a consecuencia del revuelo que se ha formado.

“Estoy destrozada. Quitando las dos pérdidas importantes de mi vida de mi abuela materna y mi abuelo paterno, este es el peor momento de mi vida. Lo que yo he vivido nadie lo ha vivido. Quiero centrarme en mí, en mi propia salud mental, afrontar esto de la mejor manera posible, con la mayor calma”, lamentó la joven en ‘El programa de Ana Rosa’. Nadie duda de que ella y su hermano David son víctimas colaterales de la guerra entre Rocío Carrasco y Antonio David Flores, pero de entre todo lo malo que le ha tocado vivir, hay una sola cosa que la exsuperviviente ha ganado con toda esta historia.

Se trata de la popularidad. La imagen de Rocío Flores se revaloriza por momentos y en los últimos meses se ha convertido en uno de los personajes de la crónica social más cotizados. Su caché se infla por momentos, y a cada día que pasa se encarece más y más una posible entrevista. Además, desde la emisión de la serie documental, sus seguidores han crecido en casi 200.000, llegando a rozar el millón. Se trata de una oportunidad de negocio que se ha abierto ante la joven de la Jurado, y será ella y solo ella quien decida si quiere explotarla.