Gente

María Patiño, la doble celebración de los 50 de la “Blanca Diva” del cuore

La periodista gallega llega al medio siglo en su mejor momento

María Patiño luce un abdomen envidiable
María Patiño luce un abdomen envidiableInstagram

María Patiño llega al medio siglo en su mejor momento. La periodista gallega sopla hoy 50 velas asentada como una de las colaboradoras con más fuste de Telecinco. Convertida hoy en presentadora de éxito sus inicios fueron la de una plumilla que hacía guardia en Sevilla en búsqueda de la exclusiva. Su paso por la calle, una escuela tan dura como impagable, le valió para conocer el negocio del cuore desde abajo y conocer a buena parte de los paparazzi que la trabajan hoy. Tras sus inicios como colaboradora de “Sálvame”, la gallega pasó a sustituir a Jorge Javier Vázquez en verano y en momentos puntuales en los “Deluxe”, cuando el de Badalona no podía. Poco a poco, su buen hacer frente a las cámaras y su empatía con el público le hizo ganar enteros, hasta llegar al cenit de los colaboradores: conseguir un formato propio. Al frente de “Socialitè” desde 2017, se ha afianzado como presentadora de éxito en los fines de semana de Mediaset gracias a las excelentes audiencias del programa. La clave, según los que saben de esto, es que María sigue aportando frescura después de 5 años al frente del programa, algo que cotiza en bolsa en este negocio.

ÉXITO EMPRESARIAL

El éxito en televisión le ha dado una solvencia notable en lo económico. La periodista es administradora única de Blanca Diva Producciones S. L., una empresa radicada en Sevilla (su ciudad de adopción), creada a finales de 2003, cuando colaboraba en “DEC y “Sabor a ti y a través de la cual gestiona sus trabajos televisivos. María puede sacar pecho por sus finanzas. Tras varios años de inestabilidad, 2019, el último balance fiscal que ha presentado la empresa, fue el del despegue definitivo de los números verdes. Según sus cuentas, la empresa de Patiño facturó en el pasado ejercicio 51.129 euros, una cifra nada desdeñable que se suma al sueldo que percibe en Mediaset por su trabajo como colaboradora y presentadora. María puede presumir de tener una empresa saneada tras alcanzar beneficios por valor de 3.998 euros en el último ejercicio.

En lo personal, quienes la conocen es que es “muy de verdad, no hace un personaje como otros, es como se la ve a través de la pantalla”. Algo que parecer haber conectado con el público y la legión que suman el medio millón de seguidores que tiene en Instagram. El comentario generalizado de alguien que la trata a diario es que “María es buena tía, algo intensa, pero que lo vive todo así, de forma intensa y que lo da todo por los que considera los suyos”.

SU TRÁGICA PÉRDIDA ESTE AÑO

Muestra de ello ha sido la estrecha relación que ha tenido en los meses de enfermedad con su amiga Mila Ximénez. Era habitual ver a María acompañar a Mila a las largas sesiones de quimioterapia en el Hospital de la Luz. Mientras Mila seguía su tratamiento dentro, era habitual ver a Patiño fumando en las inmediaciones del hospital aguardando pacientemente las largas horas de quimio y radioterapia a su lado. Fue uno de sus más firmes apoyos (junto a Terelu Campos y Belén Rodriguez), en su enfermedad y sus últimos ingresos antes de fallecer.

En el amor, la vida les sonríe desde hace años. Comparte su vida con Ricardo Rodríguez, un actor y empresario venezolano con contrajo matrimonio el mismo día de su cumpleaños hace hoy dos años. María está hoy por tanto de doble celebración: aniversario de boda y cumpleaños, todo en el mismo días. La pareja pasaba por el altar con su novio tras 12 años de relación en una ceremonia íntima en Sri Lanka, sin la presencia de amigos ni familiares. El hombre que ocupa el corazón de Patiño trata de abrirse camino desde hace años en el mundo de la interpretación. Mientras, se gana la vida como socio de “Ditirambo”, un local “after work” de copas y actuaciones en directo situado frente por frente de la puerta de la revista ¡Hola!, en la zona de Ruben Dario. Cosas del destino.