Gente

Ainhoa Arteta: la voz callada que precede a la tormenta

Se dibujó maliciosamente a una Ainhoa tirana que tenía un trato «poco amable» con su expareja

Ainhoa Arteta
Ainhoa ArtetaJosé Oliva Europa Press

Dicen que el que calla otorga, pero Ainhoa Arteta, la soprano más importante del país, no está por la labor de ninguna de las dos cosas. La cantante, que prefirió guardar silencio en un primer momento ante la polémica de su separación, ha pasado en las últimas horas al contraataque. En un comunicado anuncia demandas contra todos aquellos que se han dedicado a especular en las últimas semanas con los motivos de su ruptura y su vida íntima con su ex marido Matías Urrea. El cambio de actitud, del silencio a las amenazas de demanda, viene motivado por las últimas informaciones deslizadas desde algunos medios y que hablan de un matrimonio de todo menos ejemplar. ¿Por parte de quién?

En un primer momento se dibujó a una Ainhoa tirana, caprichosa y que dispensaba un trato «poco amable» hacia su marido, que vivía entregado a su mujer; una especie de diva con caprichos caros y una economía bastante maltrecha por la falta de trabajo en el último año y medio. Su propio marido, Matías Urrea, contribuyó alimentar este perfil con un ejemplo: filtró a periodistas amigos que habitaban en una mansión en la exclusiva urbanización de La Moraleja que costaba 9.500€ de alquiler mensual, con dos personas de servicio doméstico, cuando los ingresos mensuales de la cantante apenas alcanzaban los 10.000€.

Ainhoa Arteta y Matías Urrea
Ainhoa Arteta y Matías Urrea FOTO: Jose Velasco Europa Press

A todo esto se suman las acusaciones públicas, provenientes presuntamente del entorno de Ainhoa Arteta, que apuntan a que él le habría distraído altas cantidades de dinero, ya que era el que manejaba todas las cuentas. El militar ejercía como mánager de la soprano y, según cuentan, ella no sabe ni qué conciertos tiene ni cuánto dinero hay en sus cuentas, ya que él era quien lo manejaba todo.

El punto definitivo para que Arteta haya decidido romper su silencio ha sido la filtración de que podría existir material «de alto voltaje» entre la pareja (en forma de audios y vídeos) que dejaría en mal lugar especialmente a la cantante lírica. Harta de permanecer en silencio, Ainhoa ha cambiado de estrategia pasando de agradecer las muestras de cariño a sus millones de seguidores en las redes sociales, a dar instrucciones a su abogado para que emprendan acciones legales de inmediato.