Gente

Doña Ana, madre de Isabel Pantoja, en estado muy grave: “Se teme por su vida”

La matriarca sigue ingresada en el hospital

Isabel Pantoja y su madre doña Ana
Isabel Pantoja y su madre doña Ana FOTO: Gtres

No es ningún secreto que la salud de doña Ana se ha visto muy resentida en los últimos años, hasta el punto de que se ha convertido en la principal preocupación de Isabel y Agustín Pantoja. Ellos son quienes la cuidan en Cantora y desde su círculo íntimo se desliza que es la razón por la que parecen vivir enclaustrados en la enigmática finca familiar. Ayer se publicó la triste noticia de que la matriarca había sido ingresada en el hospital gaditano de Puerto Real con un pronóstico grave, según informó Kiko Hernández desde ‘Sálvame’.

Por desgracia, las noticias que llegan hoy tampoco son muy halagüeñas, y es que el entorno más cercano a doña Ana y a la familia Pantoja asegura que ya se teme por su vida, tal y como han indicado en ‘Socialité'. Se conoce que Isabel y Agustín no se han separado de su madre en estos momentos tan complicados, con la esperanza de que pueda recuperarse y volver a casa.

Se trata de un terrible varapalo que, para colmo, no ha llegado en el mejor momento para este mediático clan. Isabel y Agustín Pantoja siguen enfrentados con Kiko Rivera por todas las críticas que el DJ vertió sobre ellos en los platós de televisión y las revistas de crónica social, una ruptura familiar que también se ha extendido a la benjamina, Isa P, que aunque no tiene nada que ver con el conflicto, ha salido salpicada de forma colateral.

Isabel Pantoja y su madre, doña Ana Martín
Isabel Pantoja y su madre, doña Ana Martín FOTO: Gtres

Tanto es así que, según Kiko Hernández, fue él quien tuvo que hacerles llegar la noticia de que su abuela se encontraba ingresada en el hospital porque ni Isabel ni Agustín Pantoja se lo habrían comunicado.

Además, Anabel Pantoja se encuentra preparando los últimos detalles de la celebración de su boda, que tendrá lugar el próximo 1 de octubre. Si lo peor termina ocurriendo, las nupcias se verían empañadas por la inmensa tristeza familiar e incluso podrían llegar a ser canceladas.