Gente

«El rey caído», la obra definitiva sobre el Emérito

Rey Juan Carlos
Rey Juan Carlos FOTO: GDG GTRES

Solo se habla, chismorrea y comenta sobre «Mi rey caído». Es una nueva obra –ni biografía ni novela aunque lo parezca– de Laurence Debray. Estudio exhaustivo y análisis sobre Don Juan Carlos. Costará superarlo. El título es un buen y engañoso cebo porque permite imaginar cualquier cosa menos la acaso triste o poco atrayente romántica realidad. Al contrario de lo publicado hasta ahora, casi siempre idealizando con dorados a nuestra Casa Real, resulta muy creíble como escrita desapasionadamente por un galo. Eso es a fin de cuentas. Mientras tanto, las revistas anticipan un romance de rompe y rasga. Lo suyo no solo promete, también apetece. A ver. Hay una fuerte y cálida amistad entre Susanna Griso, mujer sentimentalmente difícil y desconcertante, y Joaquín Güell. Parecen coladitos y darán pie a muchas crónicas y comentarios de todo tipo. Es es lo que se pide y exige a este tipo de parejas.

En cuanto al Rey, que pongan letra, verdades, emoción, alma y corazón a lo que fue más vivido que imaginado. Aporta muchas claves nuevas, una visión distinta sobre el soberano y el hombre que, sin duda y por lo que se sabe, ofrecía mas interés, morbo y curiosidad que el coronado. Incide en la parte mas negativa del protagonista huyendo de fastos, aplausos y ringorrango. Lo hace muy consciente de lo que supone historiar una monarquía y no se excede en ningún extremo. Es quizá el más atrevido, riguroso, serio y documentado de los ensayos repasadores publicados hasta hoy. Lo recomendamos aunque solo sea por curiosidad de confirmar lo importante que es escribir distanciado, sin influencias, desde la lejanía. Quién pudiera hacer lo mismo. A otra cosa: dan envidia como iba vestida de novia Claudia Osborne al unirse apadrinada por Bertín con José Entrecanales, o las fotos de Anabel Pantoja que fue al altar con gran escotazo, hombros al aire y un sencillo ramito de rosas blancas que oponía ligereza floral al desmadre, mientras Gloria Camila ha demandado a Rocío Carrasco y la Justicia dirá si hubo intromisión ilegítima en su honor. Esto promete como el juego que nos dará que la Pantoja haya dado a Anabel una pulsera de cincuenta euros heredada de su madre. Eso sí que es fuerte.