Gente

Raquel del Rosario se defiende de las criticas tras el ataque de un puma: “La culpa no la tiene nadie”

La vocalista de ‘El Sueño de Morfeo’ contesta a quienes cuestionan su desgarrador testimonio

Raquel del Rosario, durante el acto al que ha acudido hoy.
Raquel del Rosario, durante el acto al que ha acudido hoy.

La vocalista de ‘El Sueño de Morfeo’ publicó en Instagram un desgarrador relato de cómo salvó la vida de su hijo Mael, de cinco años, de las garras de un puma. Un testimonio que ha dejado helados a sus seguidores y fans, que han mostrado gran preocupación por el estado del pequeño, fruto de su matrimonio con Pedro Castro.

Raquel del Rosario ha subido dos post en las redes sociales contando lo sucedido junto a una fotografía en la que se puede apreciar las cicatrices que ha dejado el gran felino en Mael. Pese a lo conmovedor de la historia, hay quienes se han atrevido a criticar punto por punto la historia de la cantante, un motivo por el que se ha visto obligada a contestara a aquellos que cuestionan su testimonio a través de la misma red social.

“Los pumas con parte de la fauna salvaje de California, es muy poco común que se adentren en zonas residenciales y también que ataquen. En el Condado de Los Ángeles no ha habido un ataque a humanos desde los años 90. Tengo vecinos que llevan toda su vida viviendo en la montaña y nunca han visto uno ni en la distancia”, aclara mediante Stories, “el puma que atacó a Mael tenía un año y comenzaba a independizarse de su madre, pesaba 30 Kg. Su hermano fue sedado, se le colocó un collar GPS y se le liberó en una zona cercana, su madre ya lo llevaba”.

En cuanto a la cirugía a la que tuvo que someterse el pequeño Mael tras el ataque, Raquel aclara que se trata de “una cirugía plástica entre la barbilla y el cuello ya que quedó desgarrada. Los milímetros de los que hablaba el doctor eran hacia la garganta. Necesitó puntos de sutura en frente y varias zonas de la garganta. Las heridas en brazos y espalda fueron superficiales afortunadamente”.

A quienes también han rumoreado que la familia se ha mudado de la vivienda tras el ataque sufrido, algo que la propia protagonista también ha desmentido alegando que la decisión de abandonar la casa estaba tomada “hace meses”.

“Y no, la culpa no es de vivir en California o vivir en el campo. La culpa no la tiene nadie, aunque siempre necesitemos echársela a alguien. Lo que ha de sucedernos, sucederá: cruzando una calle en una gran ciudad o recogiendo frutas en nuestro jardín. Porque la vida se vale de experiencias independientemente del escenario”, matiza tajante.