Gente

Qué fue de... Cristina Blanco, la vidente que acabó con un trastorno bipolar

Ahora vive alejada del foco mediático

Cristina Blanco en una imagen de archivo
Cristina Blanco en una imagen de archivo

La vida de la que fuera vidente de los famosos, Cristina Blanco, sufrió un cambio radical cuando le acusaron de sustraer tarjetas de crédito a los clientes de un hotel de Marbella. Llevaba retirada de la videncia un tiempo y le condenaron a quince meses de prisión, que no cumplió al carecer de antecedentes penales. El escándalo fue descomunal y la apartó definitivamente del mundo de lujo y de las amistades famosas que antes la adulaban sin reparos.

Aquel oscuro episodio le hizo caer en una grave depresión y fue ingresada en la Clínica López Ibor, donde le diagnosticaron un serio problema de trastorno bipolar.

Desaparecida del mundo mediático, acabó viviendo en un humilde piso del barrio madrileño de Usera. Atrás quedaban sus lujosos chalets de Marbella y de la zona norte de Madrid. Y una ruptura matrimonial un tanto traumática.

Blanco fue vidente de importantes famosos como Terelu Campos o Ana Obregón
Blanco fue vidente de importantes famosos como Terelu Campos o Ana Obregón FOTO: Daniel Gonzalez GTRES

La última noticia que tuvimos de ella es que trabajaba como dependienta en una sección de estética de unos conocidos grandes almacenes. Fue localizada por el reportero Sergi Ferré, de ‘Salvame’, en una parada de autobús, y Cristina, o María, como se llama realmente, se limitó a decirle que se encontraba bien y quería continuar siendo un personaje anónimo.

En su etapa más mediática, fue la vidente de cabecera de Belén Esteban, María Teresa Campos, sus hijas, Terelu y Carmen, Rocío Carrasco, Lara Dibildos o Ana Obregón.

Asidua a fiestas y todo tipo de actos sociales, llegó a colaborar con la matriarca de las Campos en su programa ‘Día a día’ y a realizar sus vaticina para los lectores de la revista ‘Pronto’.

Es la madre del actor Miguel Ángel Muñoz y de dos niñas de origen boliviano a las que adoptó, que se llaman Gabriela y Nabila y que, según parece, al enfermar su madre se quedaron viviendo con su padre, el hoy exmarido de Blanco.