Gente

Los 50 años de Enrique Ponce: ¿Boda a la vista con Ana Soria?

El diestro valenciano cumple años con varios proyectos: un disco de boleros y su posible boda con Ana Soria

Enrique Ponce y Ana Soria por las calles de Nimes 19/09/2020
Enrique Ponce y Ana Soria por las calles de Nimes 19/09/2020 FOTO: Gtres

La vida de Enrique Ponce ha dado un giro de ciento ochenta grados en los últimos meses. El exhibicionismo meloso en las redes sociales con su novia, la rubia veinteañera Ana Soria, ha dado paso al abandono de ambos de todo signo de aparición en el mundo internauta y a llevar una vida marcada por la discreción y el misterio.

El pasado 8 de diciembre, el torero celebraba su 50 cumpleaños desde la más buscada intimidad: ni una sola foto que demuestre que ese día fue muy especial. Una fuente cercana a Ponce nos desvela que fueron Paloma y Bianca, las dos hijas del diestro quienes le pidieron que dejara de subir fotos zalameras con Ana en Instagram, porque en el colegio había compañeros de estudios que hacían comentarios jocosos sobre su padre y su jovencísima novia, que a ellas les hacían mucho daño.

Uno de los grandes propósitos de Enrique para estas Navidades es lograr que exista un acercamiento entre su pareja y sus niñas, hoy inexistente. Unas fiestas en dos fases, la primera le llevará a Madrid, o a la finca La Cetrina, para vivir una Nochebuena muy paternal con las niñas, y la segunda en Almería, con Ana y sus padres.

La relación con sus hijas sería inmejorable si no fuera porque las dos no ven con buenos ojos la presencia de la joven estudiante de Derecho, 23 años, en sus vidas. El 2022 se presenta con novedades, una de ellas musical, otra taurina y una tercera que anuncia una posible boda para principios del verano. Pero vayamos por partes.

El diestro Enrique Ponce da un pase durante la feria taurina de la festividad del Corpus de Granada 2021 con toros de Daniel Ruiz en la Plaza de toros de Granada. EFE/Pepe Torres
El diestro Enrique Ponce da un pase durante la feria taurina de la festividad del Corpus de Granada 2021 con toros de Daniel Ruiz en la Plaza de toros de Granada. EFE/Pepe Torres FOTO: Pepe Torres EFE

Enrique lleva semanas entrenando en su finca jienense para recuperar la forma física perdida: quiere regresar a las plazas para hacer lo que se dice una gira de despedida de los toros. Entre diez y quince corridas, cuentan, en plazas de primera categoría. Un adiós por todo lo alto. Con un único pero, a Ana Soria no le hace la menor gracia este regreso. Desde que vio que un astado zarandeaba a su novio a principios del pasado verano, sufre muchísimo al verle enfrentarse al toro. Por eso, Ponce decidió una retirada temporal. En este sentido, la joven estudiante consiguió lo que nunca logró Paloma Cuevas en tantos años, 24, de matrimonio con el padre de sus dos hijas.

La vuelta supone nuevos desafueros para una pareja que, por lo demás, funciona perfectamente. La diferencia de edad nunca ha sido un problema. Enrique se ha adaptado de tal forma al grupo de amigos de Soria que llegaron a denominarle irónicamente como el «pagafantas», por lo generoso que es a la hora de pagar las consumiciones de la pandilla de su novia.

Otra de las novedades que prepara el torero para el año próximo será, si no surgen contratiempos que lo aplacen, el lanzamiento de un disco con diez canciones melódicas, avalado por sus amigos del grupo «Materia Prima». Es una iniciativa que se lleva muy en secreto y se ha llegado a rumorear que podría incluir dos duetos muy significativos, uno de ellos con Julio Iglesias y el otro, con su intimo Luis Miguel. Ponce borda las rancheras y los boleros, canta muy bien, de momento lo hace en celebraciones familiares y los expertos le auguran una carrera muy positiva si, finalmente, decide dedicarse profesionalmente al mundo de la música. Lo que oyen.

Es más, parece que ha montado, con parte del grupo mencionado, «Oye, flaco», una empresa para organizar eventos artísticos.

Ana Soria y Enrique Ponce, amor en alta mar
Ana Soria y Enrique Ponce, amor en alta mar FOTO: Instagram

Y llegamos a la tercera novedad: la boda. Afianzada la relación, a Ana Soria le gustaría pasar por el altar, algo que ya tiene hablado con Enrique, quien, tras divorciarse de Paloma Cuevas, es un hombre libre para casarse de nuevo. Y no cierra las puertas a un enlace que, de ningún modo, sería tan multitudinario como el que celebró con Cuevas en la catedral de Valencia, hace ahora 25 años.

Aquel día, el 25 de octubre de 1996, en la iglesia, el periodista Matías Prats leyó una pieza en el altar y el cantante Francisco entonó el «Ave María». Fue una celebración muy taurina, en la que los novios estuvieron acompañados por lo mejor de la torería, desde Miguel Baez «El Litri», a Fran Rivera, Espartaco, Rafa Camino… y celebridades como María Teresa Campos, Norma Duval, Eugenia Martínez de Irujo, Norma Duval, Massiel o Terelu Campos, entre otras. Todos los invitados acabaron disfrutando del banquete nupcial en el prestigioso restaurante Devesa Gardens, de El Saler, en Valencia, y la luna de miel fue en el entorno paradisiaco de Bora Bora. Hoy todo sería distinto.