Gente

Tú a El Cairo y yo al Caribe: Kiko Rivera e Isa Pantoja, distanciados y enfrentados en las portadas

La reconciliación entre ellos se antoja inviable en un momento en el que están más alejados que nunca

Isa Pantoja y Kiko Rivera
Isa Pantoja y Kiko Rivera FOTO: Mediaset

La guerra en la familia Pantoja parece no tener fin. Fue Kiko Rivera quien comenzó la ofensiva con su intervención en ‘Cantora, la herencia envenenada’, el programa de televisión en el que cargó duramente contra su madre. Sin que nadie entienda muy bien por qué, el DJ extendió el conflicto a su hermana, Isa Pantoja, y desde entonces están más distanciados que nunca. “Esa ya no es mi familia”, sentenció el sevillano en su cuenta oficial de Instagram. A modo de metáfora, la separación se refleja esta semana en la tierra que entre ellos han puesto de por medio y las diferentes portadas que están a punto de protagonizar.

Mientras que Isa Pantoja disfruta de un viaje con su hijo y su pareja, Asraf Beno, en El Cairo; Kiko Rivera ha hecho lo propio y ha aterrizado en algún punto del Mar Caribe con su mujer, Irene Rosales y las hijas que tienen en común. Además, LA RAZÓN ha podido conocer que este mismo miércoles, ambos protagonizarán las portadas de dos conocidas revistas del corazón, contestando a preguntas cuyas respuestas darán mucho que hablar. Enfrentados en la vida real y en los quioscos de toda España, una reconciliación parece cada vez más improbable.

Isabel Pantoja, Isa Pantoja y Kiko Rivera Pantoja
Isabel Pantoja, Isa Pantoja y Kiko Rivera Pantoja

Se debe recordar que la última vez que Kiko Rivera protagonizó una entrevista de este tipo, la brecha que le separa de su hermana se hizo todavía más grande a raíz de sus polémicas declaraciones. Ni corto ni perezoso, el DJ reconoció en la revista ‘Lecturas’ que había pegado a su hermana para evitar que se cortara las venas. El sevillano desveló así el intento autolítico de Isa Pantoja, poniendo sobre la mesa uno de los episodios más íntimos y privados de la joven. Fue tal el revuelo que se formó que la peruana llegó a plantearse emprender acciones legales contra él.

Mientras, su madre, Isabel Pantoja, se enfrenta a uno de los peores momentos de su vida. La tonadillera tuvo que acudir a declarar hace dos semanas al juzgado, en calidad de acusada de “colaboradora necesaria” de un supuesto delito de insolvencia punible. Se enfrenta una vez más a una pena de 3 años de cárcel, aunque lo peor fue la presión mediática que tuvo que soportar a la entrada de la sede judicial. Una horda de paparazzi y reporteros se abalanzó sobre ella y la siguieron hasta la sala, donde continuó la lluvia de flashes hasta que el magistrado puso fin a lo que muchos consideran un escenario “inhumano”.