Gente

El lado más estrafalario del festival de Eurovisión

El certamen se celebra esta semana en Turín

Chanel
Chanel FOTO: Eurovisión

Esta semana comienza Eurovisión, el certamen con más fans de la música del mundo. El martes comienzan las semifinales en Turín y el sábado será la gran final. Este año van a participar un total de 39 países de la Unión Europea y Australia en lugar de Rusia. Tras la invasión de Ucrania, se vetó al país de Putin participar en el concurso musical.

Una de las cosas que más gusta a los eurofans del certamen es la variedad musical que hay entre una y otra propuesta. De cada edición salen grandes éxitos musicales que pasan a la historia como grandes hits del momento. Eurovisión tiene cabida para todos los estilos y ese es el encanto del concurso. Durante una noche, cada país defiende una canción para hacerse con el micrófono de oro.

Todos los participantes se encuentran ya en Turín y han comenzado los ensayos para las semifinales y para la gala final. España junto a Francia, Alemania Reino Unido e Italia, pasa directamente a la final por ser uno de los país que más aporta a la Unión Europa de Radiodifusión. Este año tenemos muchísimas posibilidades de ganar el certamen. Chanel es, en estos momentos, la favorita. Hacía más de 20 años que no teníamos tantas posibilidades de alzarnos como triunfadores. Los otros países que tienen muchas posibilidades de ganar son Ucrania, Reino Unido, Suecia e Italia.

Chanel
Chanel FOTO: Nderim Kaceli / ipa-agency.net GTRES

Este año, Chanel Terrero va a representar a España con el hit ‘SloMo’, una canción muy pegadiza con una puesta en escena digna de cualquier diva del pop. Más allá de las canciones, la escenografía es una de las cosas que más se queda en la memoria. Algunos países van a defender unas propuestas muy estrafalarias que, sin duda, van a ser recordadas durante mucho tiempo por los eurofans.

Suecia, por ejemplo, saca su lado más friki y extravagante y sus participantes llevan máscaras amarillas de lobo. Georgia, por otro lado, lleva una propuesta con estética circense al ritmo de música funk. Serbia, este año, lleva una canción muy reivindicativa, alegando a favor de la salud y de los cuidados, con una actuación muy peculiar, que conquistó a todo su país cuando ganó la preselección, llevándose los máximos puntos del público y del jurado.