Gente

Entrevista exclusiva: Pipo Biondo, padre de Mario Biondo: “Raquel Silva debe dar explicaciones”

Nueve años después de la muerte de Mario Biondo, el un juez de Palermo confirma la tesis de asesinato. La familia habla con LA RAZÓN y confía en reabrir el caso aquí

Raquel Sánchez Silva y Mario Biondo
Raquel Sánchez Silva y Mario Biondo FOTO: TWITTER

“Justicia y verdad para Mario Biondo” es el grito de guerra desde hace 9 años de la familia Biondo, encarnado en sus padres, Santina y Pippo, en búsqueda de la verdad por la muerte de su hijo Mario. Una verdad que parece estar más cerca desde hace unas horas cuando un magistrado, Nicola Aiello, Juez de Instrucción Preliminar de la Corte de Palermo, les dio por primera vez la razón. Según la sentencia, a la que ha tenido acceso este medio, dictada el 1 de agosto, Mario Biondo, marido de la presentadora Raquel Sánchez Silva, fue asesinado la noche del 30 de mayo de 2013, en su casa del primer piso de la calle Magdalena, de Madrid. Han sido años de lucha en los que los Biondo han batallado -contra todo y contra todos-, para demostrar que la muerte de su hijo no fue un suicidio. Ahora una sentencia rechaza la petición de archivo solicitada por la fiscalía de Palermo y reconoce indicios de que Mario murió asesinado.

«Estamos relativamente bien, cansados pero siempre listos para luchar por hacerle justicia a nuestro hijo Mario», comenta Pippo Biondo al otro lado del teléfono nada más conocer la noticia. «Nos mueve el amor por nuestro hijo, Mario, y la sed de Justicia”. Pippo se muestra esperanzado ante la nueva vía que se abre en el caso. Sabe que han ganado una batalla, pero no la guerra por conocer quién o quienes mataron a su hijo. Un juez confirma por primera vez que su hijo no se suicidio, el siguiente paso es conseguir que se reabra el caso en España, algo difícil porque se trata de un proceso ya juzgado. «Nos pondremos en contacto con las autoridades italianas, el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Presidente de la República y todos los organismos competentes que hagan falta para que se reabra el caso en España», sostiene convencido. Para ello utilizarán los argumentos dados por la sentencia italiana donde se habla de mala praxis de la policía y forenses españoles.

Pippo Biondo y Santina Biondo llegando a la corte de Palermo en 2020
Pippo Biondo y Santina Biondo llegando a la corte de Palermo en 2020 FOTO: Alessandro Fucarini GTRES

Sobre la policía el auto es contundente. El magistrado critica a la policía española, por el modo en que llevó a cabo la investigación tras la aparición del cadáver, plagada, según él, de errores por «la falta de investigaciones iniciales». Según Nicola Aiello, «al momento del hallazgo del cuerpo, en la inmediatez de los hechos, debieron realizarse actividades de investigación (ambiental y escuchas telefónicas y toma de declaraciones)» que, sin embargo, no se llevaron a cabo. Según Aiello, la policía judicial española hizo «investigaciones absolutamente sumarias, que impidieron (…) identificar a los autores del supuesto asesinato». Según el juez, la policía dibujó, además, a Mario Biondo con el perfil de un hombre que había consumido cocaína y alcohol y se había suicidado a consecuencia de un juego erótico. «Sin embargo, ninguna de estas circunstancias está documentada», concluye el magistrado.

Errores en la autopsia

Capítulo aparte merece su opinión de la actuación del médico forense español y las «deficiencias particulares» detalladas tanto en la inspección en el domicilio, como en la posterior autopsia. Según Aiello, la autopsia basaba sus conclusiones de suicidio en la «ausencia de lesiones de carácter traumático, sin reparar, sin embargo, en el hematoma encontrado en el área temporal izquierda del cráneo de Mario», incompatible a su juicio con «una dinámica etiológicamente suicida». Además, existen otros cabos sueltos, como la librería. Según la sentencia, es imposible que los objetos de la librería donde Mario apareció colgado no se cayeran a consecuencia de los espasmos producidos antes de morir por el peso del cadáver. Sin embargo, extrañamente, todos los objetos de la librería se encontraron intactos en la misma.

Raquel Sánchez Silva y Mario Biondo en una imagen de archivo
Raquel Sánchez Silva y Mario Biondo en una imagen de archivo

Una vez confirmada la muerte violenta, la investigación se deberá centrar en sus autores. El propio juez apunta en una dirección. «El comportamiento de la esposa de Mario Biondo y su familia y amigos tenían índices sintomáticos de sospechoso, ya que sus testimonios están llenos de contradicciones y reticencias, en la noche de la muerte, en días anteriores y al hablar de conflictos entre cónyuges». Y continúa. «Las innumerables contradicciones contenidas en las declaraciones rendidas por la viuda, deberían haber inducido a los investigadores españoles a preparar un servicio inmediato de interceptación telefónica y ambiental». Una de esas contradicciones tiene que ver con la indumentaria de Mario cuando fue encontrado muerto. Hasta cuatro personas del entorno de Raquel, testificaron ante el juez que Mario llevaba un pijama cuando le encontraron. Sin embargo, el cámara llevaba en realidad un pantalón corto y una camiseta, como puede verse en las fotografías que la policía tomó y que forman parte del sumario.

Por su parte Pippo Biondo lo tiene claro. «No creo que Raquel cambie de actitud ahora que se confirma que Mario fue asesinado. A ella nunca le ha importado averiguar la verdad». Sobre el futuro del caso en España, Biondo asegura que «tengo esperanzas de que Raquel se siente para dar explicaciones sobre la muerte de Mario, y lo haga ante la justicia española, obviamente».