Gente

Muere Charlie, el influencer enfermo de cáncer: la emotiva despedida de su novia Nerea

El joven ha perdido la vida con solo 22 años

El influencer Charlie
El influencer Charlie FOTO: @charliiieeeee Instagram

En la noche del lunes 22 de agosto, los seres queridos de Carlos Sarriá, más conocido como Charlie, anunciaron a través de sus redes sociales la triste noticia de que el chico había perdido la vida, víctima del cáncer contra el que llevaba luchando cuatro años: “Adiós hijos de puta, nos vemos en la otra vida”. El joven se hizo popular en redes sociales al tratar con naturalidad su enfermedad y explicar sin tapujos cómo era convivir con ella y los efectos secundarios de los tratamientos a los que se sometía.

De hecho, semanas antes de fallecer, Charlie publicó un vídeo en el que explicó que se le había administrado morfina para intentar calmar el intenso dolor que le provocaba su enfermedad.

La noticia de su fallecimiento ha caído como un jarro de agua fría sobre todos sus seguidores y admiradores, que aplaudían el optimismo y humor con el que hacía frente al cáncer que padecía. El dolor se hace especialmente duro entre sus amigos, seres queridos y familiares, como sus padres o su novia, que se ha despedido de él a través de sus redes sociales:

“Esta fue nuestra primera foto. Me iba a trabajar y antes de que se cerraran las puertas del tren pensé: ‘Madre mía este chico no me va a volver a escribir en la vida’. Era la primera vez que quedábamos y esa noche ya dormimos juntos…no paso nada que os conozco y os gusta mucho pensar mal. Se cerraron las puertas y ya tenía un mensaje. Respiré. Madre mía es que estaba pilladísima pero no lo quería admitir. Yo siempre yendo de chica dura. En menos de un mes ya estábamos saliendo y cuando hicimos un mes de relación ya le estaba presentando a mi familia. ¿Fuimos muy rápido? Tal vez. Con Carlos todo era tan fácil que ni lo pensaba, simplemente me dejaba llevar porque aunque éramos totalmente desconocidos sentía que llevaba toda la vida con él. Los dos nos sentíamos así. Cuando no llevábamos ni 6 meses el cáncer atacó de nuevo, también la pandemia y la verdad es que fueron unos meses muy duros ya que físicamente no podía apoyarle. Mucha gente me llama valiente por no haber huido y yo pienso: ‘¿Esta gente nunca ha sabido lo que es amar?’. Una pena. Por desgracia la muerte siempre ha sido un pensamiento muy presente en nuestra relación y tenía claro que eso era lo único que nos iba a separar. Por desgracia ha tenido que ser demasiado pronto pero no puedo estar más agradecida de que la vida te pusiera en mi camino. Recuerdo aquella conversación en el sofá de casa de mi madre antes de llevarte a urgencias de madrugada, en la que me prometías que lucharías hasta el final por mí y así lo hiciste. Hasta el último momento. Gracias por enseñarme lo que es el amor, ojalá otros tengan la suerte de tener una quinta parte de lo que nosotros tuvimos. Gracias por no juzgarme nunca, por quedarte y confiar en mi. Gracias por no cerrarte y dejarme formar parte de tu camino. Simplemente gracias. Te voy a echar mucho de menos. Te quiero Barripie”.