Gente

Marivent, el paraíso de la Reina Sofía

La madre de Felipe VI tiene especial predilección por la isla, en general, y por esta residencia

La Reina Sofía
La Reina Sofía FOTO: Raúl Terrel Europa Press

Para la Reina Sofía, Marivent es su paraíso particular. Un lugar que, como ella misma ha dicho en muchas ocasiones, le recuerda a Mon Repos el palacio en la isla Corfú donde pasaba los veranos mientras su padre fue rey de Grecia. El mismo encuadre con el mar Mediterráneo a sus pies y que tanto en un palacio como en el de España Doña Sofía lo veía desde la habitación. Este verano era la Reina Emérita la que comentaba con quien esto escribe su amor por Mallorca, «me gusta todo, el exterior y el interior donde hay paisajes preciosos».

Hasta 1976, poco después de la proclamación como Jefe del Estado de Don Juan Carlos, las vacaciones de la familia Borbón Grecia eran itinerantes. Había una parte obligatoria que debían pasar en el Pazo de Meiras con Franco y los suyos y otra en Estoril donde los condes de Barcelona vivían su exilio. En ambos lugares era una invitada y, por lo tanto, sin poder de decisión para nada que no tuviera que ver con la intendencia de sus hijos que aún eran muy pequeños. A la Reina le acompañaban en estos viajes veraniegos dos nanis que se encargaban de los niños.

Los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía en 2012
Los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía en 2012 FOTO: OSCAR PIPKIN EFE

Cuando el Príncipe Felipe llegó a Mallorca por primera vez , tenía ocho años, once la Infanta Cristina y trece, la primogénita, Elena. A partir de ese mes de julio la familia Borbón se instalaba durante mes y medio en Mallorca. Un elección donde tuvo mucho que ver el marqués de Mondéjar, jefe de la Casa de su Majestad.

Contaba Pilar Urbano en las charlas que tuvo con la consorte real y que le sirvió para escribir la biografía «La Reina», en 1996, que la primera vez que Doña Sofía llegó a Marivent supo que era retomar la esencia de su querida isla de Corfú. El mismo olor a mar, a sal, las plantas aromáticas y en vez de la buganvilla que adornaba la fachada del palacio griego en el de Palma hiedra que en otoño se torna roja hasta desaparecer.

El Palacio de Marivent
El Palacio de Marivent FOTO: Ballesteros EFE

El edificio consta de una torre donde en los años en los que todo parecía felicidad se encontraba el dormitorio principal de los Reyes. El tiempo y los desencuentros conyugales cambiaron la ubicación. En la parte superior había un cuarto donde dormían los hijos, los primos griegos, algún Gómez-Acebo y algún hijo de Simeón de Bulgaria. Esta estancia dejó de tener su función original cuando Cristina y Elena tuvieron su propia familia y se construyeron unos pabellones anexos que este verano han utilizado las hermanas de Felipe VI. Una vez que la traición afectiva de Iñaki Urdangarin fue pública y notoria ya hubo permiso para que la ex duquesa de Palma volviera al recinto de Marivent.

La propiedad había pertenecido al pintor egipcio Ionannes Sadirakis de origen griego. Un nexo de unión inmaterial que seguramente sirvió a Doña Sofía como señal del destino. Hay que recordar que la Reina Emérita acudía durante varios años a reuniones en la universidad complutense relacionados con estudios esotéricos. En esos encuentros asistían eruditos en filosofía, astronomía y otras materias donde también participaba el escritor y visionarios Juan José Benítez, el jesuita José María Pilón, experto en parasicología o el profesor Jiménez del Oso.

La Reina Sofía en Mallorca
La Reina Sofía en Mallorca FOTO: Chema Clares GTRES

El palacio de Marivent siempre tuvo buenas vibraciones para la Reina que fue decorando a su manera. Desterró lo muebles oscuros y busco la claridad de las telas mallorquinas para los tapizados y mantuvo las baldosas originales. Uno de los lugares preferidos de doña Sofía es la terraza donde desayunaba toda la familia cuando las cosas eran diferentes. En estas fechas solo queda la Reina, su hermana la princesa Irene, su prima la princesa Tatiana Radziwil y su marido el doctor Frucheau. Las hijas y nietos solo estuvieron una semana. Este calendario estival forma parte de un pasado que nunca volverá. Lo único que se mantiene es la fidelidad de Doña Sofía al lugar donde ha sido feliz y lo sigue siendo.

El árbol de la inmortalidad

Muy cerca y dentro del recinto se encuentra Son Vent. Esta residencia la ocupa el Rey Felipe desde 2002 y era una manera de mantener cierta independencia. Cada verano se instala el Jefe del Estado, la Reina Letizia, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía mientras duran sus vacaciones públicas. Las privadas no son en Mallorca y se desconoce siempre el destino. Pero tanto en Son Vent como en Marivent hay unas zonas que son parecidas. Se trata de los huertos que hay en el recinto, que surten de productos frescos. Hay una zona de árboles frutales con limoneros, higueras, mangos, granados, kiwis y el conocido como árbol de la inmortalidad. Es una especie de microcosmos autosuficiente para la intendencia de la familia real.

A este huerto se suma otro, de dimensiones más pequeño ubicado en los aledaños de Son Vent. Cuando la hoy Reina Letizia se incorporó a la familia mandó acotar una zona para plantar tomates, berenjenas, vainas, guisantes, cebollas y demás productos de estación.

Don Juan Carlos recibió con este saludo a Michelle Obama en Marivent en 2010
Don Juan Carlos recibió con este saludo a Michelle Obama en Marivent en 2010

Uno de los detalles que tiene con los invitados de más confianza es obsequiarlos con semillas de sus productos hortícolas. Es lo que hizo con Michelle Obama en 2010 en su visita al palacio de Marivent. La primera dama estadounidense se llevó semillas de tomate para su huerto de la Casa Blanca. El tratamiento de los productos, tanto de los árboles frutales como del resto, es totalmente ecológico.