Gente

Ortega Cano, “tan a gustito” con una morenaza de infarto

Al torero se le olvidó que ese mismo día era el cumpleaños de Ana María Aldón

Ortega Cano en una imagen reciente
Ortega Cano en una imagen reciente FOTO: Gtres

A José Ortega Cano parece afectarle cada vez menos su ruptura con Ana María Aldón, tanto que ya se va de juerga con los amigos y hasta se atreve a recuperar su gusto por el baile, emulando su participación en aquel concurso televisivo en el que dejó constancia de que se mueve en la pista igual de a gusto que en los ruedos.

El pasado domingo recuperó su estado del “tan a gustito” al lado de una morenaza de infarto, cantaora de flamenco, Isabel Luna, con la que se marcó unas sevillanas en un restaurante madrileño de talante andaluz.

A José se le olvidó que ese mismo día era el cumpleaños de Ana María Aldón, estaba tan embelesado con los movimientos de Isabel que se convirtió en el alegre “divorciado”, aunque, quizá, la procesión vaya por dentro, porque sigue enamorado de la madre de su hijo pequeño.

Hay que aclarar que Ortega e Isabel se conocen desde hace años, les une una buena amistad, y no cabe pensar que exista algo más que esa simple amistad.

Desde que se supo que el divorcio con Ana estaba en marcha, el torero apenas había dado señales de vida. Y la juerga del pasado fin de semana viene a mostrar que ha hecho borrón y cuenta nueva. Eso si, fue su fiel cuñado, Aniceto, y su hermana Mari Carmen, los que le convencieron para que asistiera a la fiesta flamenca en el restaurante.