Relación

Luis Miguel busca «nidito de amor» en Madrid

El cantante ha ojeado zonas exclusivas como La Finca, aunque se siente más atraído por las viviendas de El Plantío

Paloma Cuevas y Luis Miguel en un montaje
Paloma Cuevas y Luis Miguel en un montajeLa RazónGtres / EFE

Luis Miguel tenía dos inmuebles en Acapulco, pero con el paso del tiempo «El Sol» de México decidió mudarse y pasar sus días en un exclusivo piso ubicado en Miami, en penthouse, que es su base en América. En España, el cantante suele instalarse en La Zagaleta, la lujosa urbanización de Benahavis, en Málaga, donde nadie controla sus estancias, ya que el lugar es inaccesible para la prensa. Sin embargo, desde que el artista ha empezado su relación con Paloma Cuevas, se hace necesario tener una residencia en la capital, donde reside su novia. Hasta ahora, se ha quedado en casa de Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas, que viven en La Finca. Igualmente, se han quedado en la casa que esta pareja tiene en la urbanización de Sotogrande, en la provincia de Cádiz. También les ha garantizado durante estos meses la privacidad que necesita esta pareja codiciada por los paparazzi de medio mundo, el hotel Rosewood Villamagna, en pleno Paseo de la Castellana. El propietario del inmueble es el millonario mexicano Allen Sanginés-Krause, que lo adquirió por 210 millones de euros en 2018. Sanginés-Krause, que pertenece al círculo de amigos íntimos de Don Juan Carlos, tiene una excelente relación con su compatriota y nunca ha salido una foto de esa pareja del hotel ni de las inmediaciones del mismo.

Antes de divorciarse, Paloma Cuevas vivía frente al Templo de Debod en la capital, en un espacioso piso con vistas al parque del Oeste y situado en el paseo Pintor Rosales, pero este inmueble se lo acabó quedando su exmarido, Enrique Ponce. Desde su divorcio, ella se trasladó a vivir a La Finca, a una casa que le había regalado su padre, Victoriano Valencia, en 2013 y que tenían alquilada. La vivienda estaba a nombre de ambos y, ahora, solo al de la diseñadora. La propiedad está en la zona de Los Lagos, muy cerca de la casa que tiene Cristiano Ronaldo y roza los 700 metros cuadrados. Ella es vecina de su amiga Margarita Vargas y todo queda en casa.

Sin embargo, Luis Miguel busca casa propia en Madrid. Ha mirado varios inmuebles en La Florida y le gusta especialmente El Plantío, aunque aún no se ha decidido. El cantante no ha encontrado un chalet en La Finca a su gusto y ha decidido probar en los municipios del oeste de la capital.

Paloma Cuevas y el cantante Luis Miguel
Paloma Cuevas y el cantante Luis MiguelGtresfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@6d1771e5

El Plantío siempre ha sido refugio de famosos. Allí vivía Adolfo Suárez y en su jardín se gestó la famosa foto del Rey Don Juan Carlos y el expresidente del Gobierno de espaldas, caminando por el jardín cuando el político estaba ya muy enfermo. También vive allí otra famosa cantante, Malú. Tuvieron su primer hogar los Beckham antes de alquilar la casa de La Finca a Ana García Siñeriz. En esta zona también residió Jorge Javier Vázquez, en un chalet que en su día puso a la venta por cuatro millones de euros. En cuanto a La Florida, la zona es igual de selecta y parte de la familia de Esperanza Aguirre reside allí, y, como adelantó «Vanitatis», Victoria Federica realizó su puesta de largo en la finca El Chaparral. Los Martos Aguirre, Martos Azlor de Aragón o los Güell Martos son otras de las grandes familias que residen en esta zona y que serían sus vecinos.

Relación estable

Se debe recordar aquí que la relación de Paloma y Luis Miguel está cada vez más afianzada. Lo que empezó siendo un rumor, ya que el cantante era amigo de siempre de Cuevas y Ponce, se confirmó gracias a un paparazzi que siguió la ruta de vuelo del avión privado del artista y «cazó» a la pareja en el País Vasco. Por su parte, Paloma siempre ha sido extremadamente cuidadosa para que el idilio no perjudique la relación con Enrique Ponce y sus hijas, ambas menores de edad. A pesar de que fue la relación del diestro con la joven Ana Soria la que precipitó la ruptura de la pareja, el torero no llevó bien que la que fuera su esposa rehiciera su vida con una persona a la que él consideraba un amigo. Paloma, siempre discreta y elegante, ha huido de polémicas y nunca ha dado ninguna declaración ni posado en la que es su revista de cabecera. Tal y como adelantó «Semana», la pareja ya ha oficializado su relación entre sus seres queridos, concretamente ante la hija mayor de Luis Miguel. Con todos los vientos favorables, Luis Miguel perfila instalarse en Madrid y, de momento, no en casa de Paloma. Un noviazgo a la antigua usanza, como le gusta a la novia.