Isabel Pantoja, un contrato blindado para una “superviviente”

Su fichaje por «Supervivientes» solo es uno más de sus proyectos con Mediaset. La cadena y la viuda de Paquirri están negociando reeditar su contrato de 2011. Este nuevo acuerdo incluye un formato musical y una serie sobre su vida.

  • La tonadillera está nerviosa por no saber como encajará su familia y sus fans este giro en su vida profesional y personal / Gtres
    La tonadillera está nerviosa por no saber como encajará su familia y sus fans este giro en su vida profesional y personal / Gtres

Tiempo de lectura 5 min.

05 de abril de 2019. 23:25h

Comentada
Cristina Fernández.  5/4/2019

Recuerden. La realeza no confirma noviazgos. Solo bodas. Asimismo, las cadenas de televisión jamás revelan negociaciones. Solo acuerdos. Cuando el pasado miércoles, la revista «Semana» destapaba la bomba del fichaje de Isabel Pantoja por «Supervivientes», a 80.000 euros cada siete días según la cabecera, se pasó de la sorpresa a la incredulidad para acabar en el desconcierto. Según el medio que consultaras la tarde del 3 de abril, la tonadillera estaba más cerca o más lejos de pasar dos meses comiendo pescado crudo o algo peor en Honduras. Muchos compañeros descolgaron los teléfonos e intentaron que la productora del reality les confirmara el reclutamiento de la viuda de Paquirri. Desde Bulldog, el más lenguaraz solo confirmaba que «había habido conversaciones hace algunos años». Otros interlocutores de la productora negaban la mayor: no tenían ni idea del fichaje. Sin embargo, Telecinco sí desvelaba bien temprano parte de su mano a través del presentador Joaquín Prat con un «no saben si irá o no, pero no sería por esa cantidad». La realidad es que las intenciones de Mediaset con respecto a la tonadillera van mucho más allá de lanzarla de un helicóptero o tenerla más de dos meses durmiendo en la misma esterilla que Chelo García Cortés, cuyo fichaje isleño es un secreto a voces. Según ha podido saber en exclusiva LA RAZÓN, la cadena de Fuencarral e Isabel Pantoja, de 62 años, están negociando reeditar el contrato que firmaron en 2011, cuando la cantante presentó las campanadas con Jorge Javier Vázquez y su hijo Kiko. Además, protagonizó un especial navideño titulado «A su manera» y una gala de Año Nuevo junto a varios artistas. Entonces se dijo que Isabel había rubricado un contrato millonario. El año pasado se llegó a publicar una cifra que nunca se cerró: dos millones. Sobre la mesa ahora hay un primer cheque con una cantidad inferior, un acuerdo de exclusividad de un año y tres formatos con los que descorchar el «sí» de Pantoja: su colaboración en «Supervivientes», un programa musical y una serie sobre su vida ¿Está dispuesta a dejar a su madre, doña Ana, cuyo estado de salud es delicado, y pasar semanas incomunicada a más de 8000 kilómetros de Cantora? ¿Qué pasa con su carrera musical, que con tanto mimo está volviendo a reconstruir su hermano Agustín? ¿Está convencida de incorporarse a una cadena con la que tanto ha pleiteado? Según personas de su entorno, la tonadillera está «nerviosa, pero también ilusionada». No sabe cómo encajarán su familia y sus fans este imprevisible giro en su vida profesional y personal, pero lo que más le preocupa es el tiempo que podría pasar separada de su madre. En este sentido, Carlota Corredera, presentadora de «Sálvame diario», insinuaba el jueves una opción para participar en el reality, que encajaría como anillo al dedo en la comprometida situación familiar de la sevillana: «¡Imaginad que Mediaset le propone estar una semana, o dos, o solo ir para aprender a pescar!». En estas condiciones, sin duda, la incorporación de Isabel sería mucho más factible. Es su sueño desde hace nueve años, cuando empezaron las negociaciones para su incorporación al exitoso concurso con vistas al Caribe. Así lo confesó en el plató de «Supervivientes» el 17 junio de 2011, cuando acudió a recoger a su primogénito, cuyos problemas de gota colmaron el vaso de su resistencia en el concurso. Con Kiko a su izquierda y de la mano y Jorge Javier a su derecha, Pantoja se confesaba: «Me encanta «Supervivientes». Es una experiencia preciosa, única. Yo le dije a mi hijo que me encantaría ir. Soy muy buena superviviente. Se tiene que pasar fatal, pero podría hacerlo seguro. Yo pesco divinamente y si todo «Supervivientes» se basa en pescar, te aseguro que yo sería la única. En pescar. En las pruebas a lo mejor sería malísima». En aquel momento, Isabel tenía un contrato de cadena y las negociaciones se llevaron cabo con la productora Bulldog. Esto supuso un conflicto de intereses entre ambos contratos, lo que impidió que fructificara el acuerdo. Pese a lo que se ha comentado en varios medios, ni se pidieron 100.000 euros a la semana de caché ni Agustín Pantoja iba a participar junto a su hermana.

Ocho años después de aquello, ha sido de nuevo el encierro voluntario de su hijo Kiko en un formato de la cadena, donde ya es uno de los cuatro finalistas de «GH Dúo», lo que ha animado a ambas partes a retomar un idilio que, como cualquier romance, ha pasado por muchos encuentros y desencuentros. Según fuentes cercanas a Mediaset, las negociaciones para enrolar a Isabel en las filas de Paolo Vasile se retomaron hace pocas semanas, coincidiendo también con un momento profesional delicado para la cantante. Según confirmó en primicia LA RAZÓN el pasado 3 de marzo –bajo el epígrafe «Las otras penas de Isabel Pantoja»-, la tonadillera habían roto su vinculación con la discográfica Universal y, solo unos días después, con la productora mexicana BTF. Pantoja se quedaba así sin rodar la ansiada serie sobre su vida y sin los 1,7 millones de euros que le iban a abonar por este «déjà vu». Pero también quedaba libre para emprender nuevos proyectos. Este traspiés profesional se convertía en un revulsivo para ella, que estas semanas ha centrado sus esfuerzos en retomar su carrera, pero no solo en los escenarios, también en la televisión. El primer gran gesto de la cantante con Mediaset lo confirmaba su hija Chabelita el 30 de marzo durante su último desahogo en «Sálvame Deluxe»: Isabel quería recibir a su hijo en Telecinco si éste llegaba a la final. Tras esa bajada de bandera, las conversaciones han sido constantes y siempre para sumar formatos al acuerdo. Así, al margen de su cuestionada participación en «Supervivientes», que en ningún caso sería por la abultada cantidad que se ha publicado, la cadena le sugería a Isabel una vinculación anual y la posibilidad de formar parte de un talent musical, en el que la intérprete sevillana sería una de las coaches. Este formato es otro con el que la cantante lleva fabulando los últimos años. Además, Mediaset estaría interesada en producir la frustrada serie autobiográfica, que tendría al menos diez capítulos. ¿Y qué ocurre con su faceta musical? Los acontecimientos se han desarrollado con tanta rapidez que han pillado a la cantante entre grabaciones y ensayos con su director de orquesta de cabecera, Luis Cobos. Su hermano Agustín ha sido el encargado de poner en marcha estos conciertos, dentro y fuera de España, y ha seleccionado el coro que arroparía a su hermana. Si el acuerdo con Mediaset se acaba cerrando, lo primero que habría que agendar de nuevo serían sus compromisos musicales para adaptarlos a estos proyectos. Y luego buscar una buena foto de Isabel...para el pasillo de Telecinco, claro.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs