Ocio

La prima díscola de la Infanta Leonor

Tanto la Princesa como su hermana están muy unidas a sus primas maternas, en especial a Carla Vigo y Amanda Martín Llop, con las que suelen celebrar las fiestas familiares.

Carla Vigo Ortiz cumplió la mayoría de edad en octubre y le gustan la danza y el arte, como a su padre, que es escultor
Carla Vigo Ortiz cumplió la mayoría de edad en octubre y le gustan la danza y el arte, como a su padre, que es escultor

Tanto la Princesa como su hermana están muy unidas a sus primas maternas, en especial a Carla Vigo y Amanda Martín Llop, con las que suelen celebrar las fiestas familiares.

Carla Vigo Ortiz y Amanda Martín Llop Ortiz son las primas maternas con las que Leonor y Sofía mantienen una relación más directa y cotidiana. Aunque no haya imágenes de esos encuentros, las dos participan de fiestas familiares como las Primeras Comuniones, cumpleaños de la abuela Paloma Rocasolano, merienda de Reyes en casa del abuelo Ortiz y otras fechas señaladas. La Princesa de Asturias y su hermana tienen, en cambio, poco trato con los Marichalar y los Urdangarín. Las pocas veces que se ha visto juntos a todos los primos ha sido por mérito de Doña Sofía, quien para promover esa unidad ha organizado varias veces salidas a musicales. Don Felipe también ha puesto su granito de arena y el verano pasado reunió a parte de la familia en Palma en el restaurante Flanigan. Allí estaban Froilán y Victoria, más varios hijos de la Infanta Cristina. Una imagen que no se ha repetido las Navidades pasadas.

Carla Vigo cumplió la mayoría de edad en octubre de 2018 y decidió hacerse visible a través de las redes sociales, a las que han tenido acceso no solo sus amistades sino personas anónimas. Es hija de Erika, la menor de las tres hermanas Ortiz Rocasolano y de Antonio Vigo. Vive con su padre en Aranjuez e desde que murió la madre. Vigo es un hombre discreto. Formó otra familia y Carla tiene dos hermanos. Es profesor de Bellas Artes e integrante del grupo Pro Arte que lidera la pintora y mecenas Mayte Spinola. Pocos saben que sus esculturas tienen una buena aceptación entre los coleccionistas. Carla Vigo ha heredado esa vena artística y ha hecho sus pinitos diseñando carteles en el instituto de Aranjuez. Le gusta la interpretación y la danza, a la que se ha dedicado con clases extraescolares, igual que la Infanta y la Princesa de Asturias. Aunque las primas Borbón Ortiz hace tres años cambiaron el «relevé» por el voleibol. A pesar de lo que se ha comentado estos meses la relación de la hija de Erika con su familia materna es estrecha. Es quizá la prima que más ha compartido vacaciones y fines de semana tanto en Zarzuela como los veranos en Marivent o en los desplazamientos secretos de sus tíos cuando eran príncipes. Se cuenta una anécdota relacionada con la joven cuando era pequeña que contaba la fotógrafa Queca Campillo, que cubría la información de Casa Real. «Carla se llevaba muy bien con Don Juan Carlos y más de una vez el Rey hizo de “babysitter” con la niña, cosa que nunca había hecho con sus hijos y con los otros nietos. Se divertía con ella». Cuando su madre murió tenía seis años y se convirtió (como es natural) en la protegida de la Reina. Incluso ante la desaparición de la madre la entonces princesa planteó al padre que viviera en Zarzuela y hacerse cargo de los gastos de su educación y manutención. Una idea que nunca llegó a término. Antonio Vigo mantiene una correcta relación con su cuñada y llevaba a su hija a Zarzuela para que pasara tiempo con las primas cuando era pequeña. En los cumpleaños y fiestas la niña nunca faltó.

Discreta en Instagram

Ahora también ha recibido indicaciones para que tenga cuidado con sus redes sociales. Carla, como cualquier joven de su edad, no le da más importancia y ha contestado a preguntas relacionadas con ella y su familia materna. No ha dado más explicaciones que las justas. Una de las seguidoras le escribía: «¿Qué posibilidad hay de que subas historias con Leti?». Y ella respondía: «100 por 100 imposible». La otra prima, Amanda, hija de Telma, tiene 11 años. Aunque vive en Barcelona la relación con las primas es intensa. Viaja a menudo con su madre a Madrid y si ella no puede es la abuela Rocasolano la que se encarga de hacer de mensajera. Amanda es parecida físicamente a Leonor, pero menos apocada que ella. Hereda la ropa de sus primas como ha quedado constancia en reportajes gráficos. Amanda también disfruta de vacaciones compartidas con las primas Leonor y Sofía. La menos conocida de las primas maternas es Claudia, la hija de Henar Ortiz, a la que vimos de dama de honor en la boda de su tía Letizia. Hace unos años desfiló en una pasarela de jóvenes diseñadores en Oviedo. No faltó su madre ni la bisabuela, Menchu. Trata a las primas Leonor y Sofía desde la lejanía de Asturias.