María Antonia Munar: Al mal tiempo, buen «look»

Fiel a su estilo, María Antonia Munar mantiene la compostura, cuidando los detalles de su vestuario. Pelo siempre arreglado, de peluquería, se parapeta tras unas grandes gafas negras. Sabe mantener el rigor, incluso en los momentos mas difíciles, utilizando una especie de uniforme, el «oficial» traje chaqueta. Con él parece combatir el momento crucial que le toca vivir.

- Firmeza y aguante

La decisión de seguir manteniendo una imagen cuidada es fruto de la necesidad psicológica más que del deseo de resultar atractiva. Seguir firme ante las dificultades. Frente a lo que pudiera resultar un «look» que casa poco con la situación legal que atraviesa, encontramos una coraza de guerrera que le da sensación de estabilidad.

- Por dentro y por fuera

Se establece una dicotomía entre el panorama actual y la imagen que se esfuerza por dar. Supervivencia en el complicado mundo del poder y de las apariencias.

- Su estilo

El traje chaqueta ligeramente ajustado, es su mejor opción. No se complica con modelitos incómodos; clasicismo y practicidad son sus principales líneas de estilo.

- Mi consejo

Los cuellos de chaqueta demasiado grandes acentúan demasiado su constitución robusta. Ocurre lo mismo con las medias negras tan tupidas: se suele creer que éstas tienen un efecto adelgazador, pero normalmente suelen provocar lo contrario.

PELO A LO «BRUSHING»

Consigue bien ese aire desenfadado que muchas mujeres de su edad se esfuerzan por transmitir. El clásico «brushing», con tinte de mechas rubias y movimiento en las puntas, le permite lucir ese «look» desenfadado a la par que formal y juvenil. Todo muy convencional por otro lado.

SASTRERÍA DE «SPORT»

Sastrería de chaquetas entalladas y faldas rectas con ciertos detalles en cuellos y bolsillos que matizan los, a veces, aburridos vestidos. Este caso no es de los mas acertados: la intención de hacer más «sport» un «look» clásico con el juego de convertir una chaqueta de «tweed» en una cazadora con cordoncitos y lazos de algodón dista bastante de lo que se debe entender como sastrería elegante.

BOLSO «PLASTICOSO»

Llevar unos malos accesorios hace que el estilismo de una mujer pierda muchos puntos. Malos en cuanto a cualidad (el bolso de Munar se aleja de lo estético) y en cuanto a calidad: lo adecuado es apostar por la piel o similares. En la forma es acertado: amplio, de asas cortas y estilo «baguette», se adecúa a sus necesidades.

OTROS «LOOKS»

Son «looks» preparados. Utiliza tanto colores muy vivos como el negro. Pelo siempre perfecto y complementos a juego –casi siempre apuesta por el negro–, con más fortuna unos que otros.