Ocio

Miguel Bosé prepara su venganza

El cantante recopila datos para escribir sus memorias. Hay quien opina que será un ajuste de cuentas con los fantasmas de su pasado y que recogerá desamores y traiciones

El aspecto de Bosé se ha deteriorado en los últimos meses tras la separación de Palau
El aspecto de Bosé se ha deteriorado en los últimos meses tras la separación de Palau

Las memorias de Miguel Bosé tiene visos de convertirse en «best seller». El artista prepara un libro lleno de anécdotas, de alegrías, pero también de malos momentos, desamores y traiciones.

Las memorias de Miguel Bosé tiene visos de convertirse en «best seller». El artista prepara un libro lleno de anécdotas, de alegrías, pero también de malos momentos, desamores y traiciones. Ya hay quien tiembla ante su publicación. Nacho Palau, última pareja sentimental del cantante, le ha hecho saber a través de un amigo común que no quiere aparecer entre sus páginas, ya que si durante casi tres décadas mantuvieron en la más estricta intimidad su historia, no es lógico que ahora se conozcan detalles íntimos de la pareja. Tienen por delante un enfrentamiento judicial y según revela uno de sus amigos, «no dudaría en presentar otra demanda contra Miguel por desvelar aspectos de su vida privada. Nacho es un hombre muy discreto y nunca ha hablado de sus intimidades con Bosé». El escultor valenciano permanece mudo, nos agradece educadamente que nos pongamos en contacto con él, pero elude hacer declaraciones. Todo lo que tenga que decir lo hará frente a un juez.

Pero el artista ya ha reconocido a un medio digital mexicano que «mis memorias están en marcha. Contaré mi historia detrás de mis canciones y sobre todo lo que aún me falta por alcanzar en mi carrera de cuatro décadas, pues con la paternidad se ha desatado en mí una creatividad huracanada como jamás en la vida había sentido».

Amores ocultos

Lucía Dominguín también lo confirmaba estos días a LA RAZÓN: «Mi hermano está recopilando información para escribir un libro sobre su vida. Aún no tiene fecha de publicación. De momento, está en la fase de reunir datos autobiográficos, para lo que cuenta con la colaboración como documentalista de su amigo Chacho». Aunque aún no se sabe si será una obra polémica, hay quien opina que sí será un ajuste de cuentas con los fantasmas del pasado, con aquellos que le hicieron sufrir y llorar. Como fue el caso de un conocido personaje del mundo de la política con el que vivió amores ocultos. O como otros dos cantantes, uno homosexual reconocido y otro casado y con hijos, a los que, bajo ninguna de las maneras, les gustaría convertirse en protagonistas de estas memorias. Sobre dicha época, una persona cercana a la familia Bosé asegura que «Miguel acudía a las fiestas organizadas por un cantante en una finca de los alrededores de Madrid, y allí ocurría de todo. Era una bacanal continua que se repetía siempre que los dos coincidían en Madrid. En aquella mansión corrían el alcohol y las drogas sin reparar en gastos. Al final de la noche todos solían acabar desnudos en la piscina».

Infancia difícil

Respecto a la tarea de recopilación de datos, Chacho lleva meses acudiendo a diario a la Biblioteca Nacional para encontrar información. Todo lo que encuentra lo envía directamente a Bosé para que lo revise y decida qué le interesa publicar y qué no.

El libro seguro recogerá episodios de la infancia del cantante, su tumultuosa relación con su padre, Luis Miguel Dominguín, del que acabó distanciado cuando se separó de su madre, Lucía Bosé, de la incomprensión paterna hacia su orientación sexual, de sus hijos, de su convivencia y caótica ruptura con Nacho, sobre su salud, su controvertido carácter, su alejamiento de algunos familiares, como de su sobrino Olfo, del dolor por la muerte de su idolatrada Bimba, de su reciente amistad con el joven youtuber Juanpa Zurita, de sus fracasos como empresario, de sus problemas con Hacienda y, por supuesto de sus amores, tanto masculinos como femeninos. No son buenos momentos para Miguel Bosé que actualmente ejerce de jurado en el concurso infantil de la azteca Televisa, «Pequeños gigantes», junto a la reconocida actriz Verónica Castro. Tras su primera intervención en el programa, algunos medios mexicanos cuestionaron el estado de salud del artista por su aspecto deteriorado y sobre todo por su voz débil y entrecortada. Parece que el estrés al que en los últimos años está sometido está afectando a su valor más preciado.