Naruhito: peleas en la realeza por asistir a la entronización de los 8,2 millones de euros

El emperador de Japón reúne hoy a Jefes de Estado y de Gobierno de casi 200 países. Don Felipe y Doña Letizia representarán a España

  • La entronización de Naruhito ha atraído a invitados de 183 países, de los que una cincuentena son jefes de Estado o de Gobierno.
    La entronización de Naruhito ha atraído a invitados de 183 países, de los que una cincuentena son jefes de Estado o de Gobierno.

Tiempo de lectura 4 min.

22 de octubre de 2019. 11:42h

Comentada
Amadeo Martín-Rey y Cabieses.  22/10/2019

Ya hace mucho que sabemos que el 22 de octubre se iba a entronizar al nuevo emperador del Japón: Naruhito, finalizando de ese modo un período de transición iniciado tras la abdicación del emperador Akihito el 30 de abril de 2019. Un acto así no es cosa que se improvise. Algunos monarcas, como Eduardo VIII de Inglaterra, esperaron tanto para ser coronados que no llegaron a serlo. Como sabemos fue forzado a abdicar tras expresar su inamovible deseo de casarse con Wallis Simpson. Reiwa es el nombre de la nueva era imperial japonesa. Conocemos ese nombre desde el pasado 1 de abril. Y también desde entonces se empezó a comentar que el número de invitados a la ceremonia sería menor que en entronizaciones anteriores, lo que disparó una cierta carrera para estar entre los afortunados. Muchos han sido los “royals” de segunda categoría que han peleado por un lugar en la ceremonia.

Naruhito: peleas en la realeza por asistir a la entronización de los 8,2 millones de euros

La entronización de Naruhito atrae a invitados de 183 países, de los que una cincuentena son jefes de Estado o de Gobierno. Nadie que haya sido convidado querrá perderse un acto que se celebra de pascuas a ramos y que muestra el despliegue, elegante y discreto, sumamente ceremonioso y tradicional, de la corte nipona. Algo único e irrepetible pues cada nueva era, cada nuevo reinado, es especial y distinto. Un acto de esta naturaleza no es sólo un acontecimiento social y político, no consiste exclusivamente en fiestas y saraos más o menos lujosos. Es, además, la manifestación externa y a la vez intangible de la unión del monarca con su pueblo y con la secular historia de la nación, de una nación que presume de tener la dinastía reinante más antigua del mundo.

Entre los invitados regios están presentes varios europeos. Además de los reyes Don Felipe VI y Doña Letizia de España, asisten el rey Carlos XVI Gustavo de Suecia y la princesa heredera Victoria, los reyes Guillermo Alejandro y Máxima de los Países Bajos, los reyes Felipe y Matilde de los Belgas, el gran duque Enrique de Luxemburgo, el príncipe Alberto II de Mónaco, los príncipes herederos Federico y María de Dinamarca, el príncipe heredero Haakon de Noruega, o Carlos, príncipe de Gales.

Naruhito: peleas en la realeza por asistir a la entronización de los 8,2 millones de euros

De otras latitudes llegan el sultán Hassanal Bolkiah de Brunei, el rey Norodom Sihamoni de Camboya, los reyes Jigme Khesar Namgyel Wangchuck y Jetsun Pema de Bhutan, los reyes Abdullah II y Rania de Jordania, Tunku Azizah, sultana consorte de Malasia, el príncipe heredero Mohammed bin Salman de Arabia Saudita, el príncipe heredero Salman Al Khalife de Bahrein, o el rey Tupou VI de Tonga. Este exótico conglomerado de testas coronadas ha dado más colorido si cabe a la ceremonia, pero sirve también para estrechar los lazos existentes entre las diversas familias reales y entre los países que representan.

Naruhito: peleas en la realeza por asistir a la entronización de los 8,2 millones de euros

Naturalmente no han faltado quienes se lamenten o escandalicen por el gasto inusitado de un acto semejante. Ciertamente el coste de la entronización japonesa asciende a unos 2,7 billones de yenes, alrededor de 8,3 millones de euros, más que la del emperador Akihito realizada en 1989 y que fue de 2,2 billones de yenes. Y, sin embargo, el gobierno japonés ha reducido el número de invitados y el de banquetes. La mano de obra y el coste de los materiales es, dicen, lo que ha elevado el gasto. Aunque se ha intentado reducir costes mediante el uso de tablas de madera para el techo de las tres estructuras temporales en lugar de la paja habitual, una medida que ahorrará alrededor de 600 millones de yenes.

Naruhito: peleas en la realeza por asistir a la entronización de los 8,2 millones de euros

En un país en el que el emperador era considerado, hasta no hace muchos decenios, una divinidad, hay quien estima superfluo debatir sobre el coste de la entronización del mikado o como ahora se le denomina, del tenno, es decir del emperador, de ese sumo sacerdote, mediador entre los hombres y la divinidad, enlazado con los dioses japoneses.

Ese carácter en cierto modo religioso de la ceremonia hizo que el príncipe Akishino, hermano menor de Naruhito y su inmediato sucesor, cuestionase la conveniencia de gastar dinero público en la entronización y se lamentase por la negativa del Administrador de la Casa Imperial a considerar su punto de vista.

Ahora bien, muchas veces se habla de cuánto cuestan grandes ceremonias como son bodas o coronaciones, pero no se menciona cuántas empresas y puestos de trabajo gozan de sustento e impulso gracias a ellas: cocineros, camareros, modistos, decoradores, restauradores y un sinfín de profesionales más. Cuando se trata de una boda real o de una coronación, de una entronización o de una proclamación regia, algo que sucede tan poco frecuentemente, parecería lógico alcanzar un sensato equilibrio entre la dignidad del acto, la conservación de la tradición que enlaza con las raíces de la dinastía y del país, y el presupuesto adecuado, sin caer en roñosas cicaterías que muchas veces son más “pour la galerie” que por íntimo convencimiento de ser austeros.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs