Pepe Viyuela: «Me gustaría vivir unos 200 años»

Profesión: actor.. Nació: en 1963, en Logroño.. Por qué está aquí: protagoniza «Los habitantes de la casa deshabitada» en el teatro Fernán Gómez (Madrid).

–«Los habitantes de la casa deshabitada». ¿Okupas?

–No. Gente que se busca la vida.

–¿Corren peligro de desahucio?

–Más bien de que los trinquen por corruptos.

–En esta obra, Jardiel juega con lo sobrenatural. ¿Cree en fantasmas?

–Cómo no, con la cantidad que hay por todas partes. Quizá todos seamos fantasmas: todos llevamos una sábana encima, vamos tapados.

–No cree en el Más Allá. ¿En qué cree un actor que además es poeta?

–Creo en lo lúdico: por eso trabajo en lo que me gusta. Creo en la poesía. Creo en el buen vino.

–¿No le atraen el lujo y el frenesí?

–El lujo, nada; el frenesí, un poco, pero no sé si se me ha pasado el arroz.

–No me diga que está en la crisis de los 50...

–No sé. En el fondo soy un tipo bastante aburrido. Me gustaría viajar un poco más y vivir unos 200 años. Poca cosa.

–En «Aída» es un tendero al que no paga nadie: la estampa de la crisis...

–Sí, estamos volviendo a la posguerra, cuando se sobrevivía lampando. Se vuelve al hurto de lechugas, tomates, gallinas...

–Sobre todo se siente payaso, me dijo un día. ¿España es un circo?

–Un circo de los malos, amargo, sucio, sin gracia.

–¿Se imagina un «Sálvame» con Bárcenas, Oriol Pujol, Amy Martin...

–No sé si podrían estar juntos y si habría dinero para pagarles.

–Buscamos cada vez emociones más fuertes, ¿no?

–Yo busco la tranquilidad, un lujo. Apago la tele, no cojo el teléfono y paseo por el campo.

–En la sociedad del espectáculo todo es espectáculo. Dura competencia para el teatro...

–El teatro refleja todos los espectáculos de la vida. Somos farsantes en la vida y en el teatro. En el teatro, claramente; en la vida, disimulados.

–¿En qué casa deshabitada le gustaría vivir?

–En la cabeza de algún político que yo me sé.

–Qué soledad, qué definitiva tranquilidad...