Gente

Los Medinaceli irán a juicio por la herencia de Mimi

La audiencia previa celebrada en un juzgado de Sevilla termina sin acuerdo entre los familiares

VICTORIA Y ALEXANDER DE HOHENLOHE EN EL FUNERAL DEL DUQUE DE MEDINACELLI
VICTORIA Y ALEXANDER DE HOHENLOHE EN EL FUNERAL DEL DUQUE DE MEDINACELLI FOTO: Ke Imagen

Sin acuerdo. Así acabó ayer la audiencia previa celebrada en el Juzgado de Primera Instancia número 12 de Sevilla relativa al conflicto que mantienen nietos y bisnietos de la difunta duquesa de Medinaceli, Victoria Eugenia Fernández de Córdoba, con su tío, Ignacio Medina Fernández, duque de Segorbe, a cuenta de la herencia de la fallecida. Ninguno de ellos estuvo presente en un acto meramente técnico en el que las partes aportaron diversa documentación y expusieron sus argumentos, evidenciando las posturas encontradas entre los familiares. De hecho, acudieron a esta cita los abogados de ambas partes, junto a los procuradores, celebrándose la audiencia previa a la hora prevista. Todos estuvieron reunidos con el juez, a puerta cerrada, durante algo más de una hora. Al no llegar a un acuerdo, el magistrado deberá fijar la fecha del juicio, que no será en breve dada la gran carga de casos que se dirimen actualmente en los juzgados sevillanos. Según fuentes consultadas por LA RAZÓN, este juzgado está señalando juicios para finales de 2022 e incluso comienzos de 2023, por lo que el conflicto de una de las familias nobiliarias con más abolengo de España se dilatará todavía más en el tiempo.

El contencioso se originó en el año 2013 tras la muerte de la duquesa. Cariñosamente era apodada como Mimi y gozó de un gran reconocimiento social en la capital hispalense, donde impulsó numerosas actividades y convirtió el palacio familiar, la Casa de Pilatos, en centro ineludible de reunión a mediados del siglo pasado. De hecho, en este recinto se celebraban los denominados «bailes de debutantes», donde se daban cita los jóvenes de la aristocracia convirtiéndose en grandes actos sociales a los que llegaron a acudir figuras de la talla de Jackie Kennedy y Grace Kelly.

IGNACIO MEDINA , EL DUQUE DE SEGORBE DURANTE EL ENTIERRO DE LA DUQUESA DE MEDINACELI, VICTORIA EUGENIA FERNANDEZ DE CORDOBA Y FERNANDEZ DE HENESTROSA EN SEVILLA
IGNACIO MEDINA , EL DUQUE DE SEGORBE DURANTE EL ENTIERRO DE LA DUQUESA DE MEDINACELI, VICTORIA EUGENIA FERNANDEZ DE CORDOBA Y FERNANDEZ DE HENESTROSA EN SEVILLA FOTO: La Razón La Razón

Victoria Eugenia Fernández de Córdoba se casó en 1938 con Rafael de Medina y Vilallonga, alcalde de Sevilla entre los años 1943 y 1946. De dicha unión nacieron cuatro hijos. Ignacio Medina, duque de Segorbe, es el único vivo, encargado de dirigir la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, dedicada a la difusión cultural y a la conservación del patrimonio histórico vinculado a la casa.

Los nietos que reclaman parte de la herencia de la duquesa son Victoria de Hohenloe, actual duquesa de Medinaceli, y sus primos Rafael Medina (duque de Feria), su hermano Luis, Victoria Medina (duquesa de Santisteban) y Casilda Medina (marquesa de Solera). Todos ellos fueron expulsados de la Fundación al considerar el Patronato que la reclamación de los nietos suponía una deslealtad. Ellos alegan una serie de derechos sobre la legítima que creen que les corresponden tras la muerte de la aristócrata, aunque es algo que no hicieron sus padres.

El proceso judicial se prevé largo, dado el importante legado que atesora la Casa de Medinaceli, con tierras y un amplio patrimonio inmobiliario. Una de las familias nobiliarias más destacadas junto a los Alba y los Media Sidonia.