Ocio

Qué me pongo: Los invitados más chic de la boda

El protagonismo de una boda ya no recae únicamente en la novia. Desde hace tiempo, sobre todo gracias al éxito de las redes sociales, hemos visto cómo las invitadas tienen también un papel principal en estos eventos tan típicos de esta época del año. La aristócrata Inés Domecq, por ejemplo, o la modelo Alejandra Domínguez, pareja de Enrique Solís, se han convertido en dos referencias en este terreno, consiguiendo que mucha gente preste más atención a su «look» que al vestido de la novia. La clave para esta temporada está en vestidos de un largo por debajo de la rodilla y de manga larga. Una combinación que puede resultar muy conservadora, pero que si se sabe combinar es un verdadero éxito. El verde menta o un bonito estampado es la mejor opción en cuanto a colores. ¿La forma? Fluida. Y para los accesorios, nada mejor que un llamativo clutch y unos impactantes pendientes que llamen la atención en nuestro rostro. Para los pies, las «naked sandals», el calzado de la temporada: una sencillas sandalias de tiras muy finas.

¿Y ellos? Si la boda tiene un toque informal y no pide traje, lo mejor es combinar un blazer azul con un pantalón blanco, con el lino como tejido estrella, que provocará más de un comentario positivo. Si a esto le sumamos unos «monkstrap» (zapatos con hebillas) en ante por seguir ese aire relajado y el caballero se atreve con un sombrero... prepárese para lograr el mayor éxito de su vida.