Secuestran en Israel a la hija de una actriz de “Juego de tronos”

Los servicios sociales israelíes actuaron mientras Josephine Gillan asistía a una terapia por depresión posparto

  • Josephine Gillan
    Josephine Gillan

Tiempo de lectura 2 min.

14 de agosto de 2019. 20:46h

Comentada
Laura Cano .  14/8/2019

ETIQUETAS

Josephine Gillan, famosa por interpretar a la prostituta Merei en “Juego de tronos” ha afirmado que su bebé ha sido “secuestrado” por los “enfermos y retorcidos” servicios sociales en Israel. La actriz británica contó cómo a su hija Gloria, de ocho meses, se la llevaron en medio de la noche mientras una amiga cuidaba del bebé.​ Gillan, de 31 años, subió a las redes sociales un angustioso vídeo en el que, desconsolada, muestra cómo una mujer se lleva a la niña bajo la supervisión de dos hombres uniformados.​

Gillan, que es judía, se mudó a Israel poco antes de dar a luz a su pequeña. El bebé estaba al cuidado de su amiga mientras Gillan se sometía a terapia por depresión posparto, por orden de los servicios sociales. A pesar de que las autoridades israelíes aprobaron ese acuerdo, afirma la actriz, “se abalanzaron y se llevaron al bebé”. Las madres que padecen depresión posparto tienen sentimientos de extrema tristeza, ansiedad y cansancio que les dificultan realizar las actividades diarias del cuidado de sí mismas y de otras personas.

La actriz de “Juego de tronos” escribió sobre el incidente en sus redes sociales para pedir ayuda a su seguidores: “¡Este es inquietante momento en que los servicios sociales israelíes secuestraron a mi bebé! ¡A las 12:30 de la noche del domingo! ¡Mi amiga suplicó, pero fue amenazada con la cárcel si no entregaba a mi bebé! Estamos desconsolados”. Y agregó, también en Twitter: “¡Los trabajadores sociales no son nada más que enfermos que intentan arruinar vidas y separar a un bebé de su madre, que no ha hecho nada malo!”.

Antes de aparecer en GoT, Gillan, que nació en Kent, se ganó la vida como trabajadora sexual y en películas pornográficas. En 2016, le dijo al “Mail On Sunday” que el programa de HBO la salvó de una vida de prostitución, irónicamente, “jugando a ser una prostituta”.​ Gillan también reveló que sufrió una infancia corrompida por el abuso sexual, el alcohol y las drogas. Asistió a 24 escuelas primarias diferentes, ya que su madre huyó de una relación violenta y fue rescatada a los 12 años, tras lo cual fue destinada a una familia de acogida.

Últimas noticias