Famosos

Rocío Carrasco: ¿Mentiras ante el Tribunal de La Rota?

Al igual que hiciera siete años antes su madre para anular su matrimonio con Pedro Carrasco, Rocío Carrasco presentó demanda de nulidad matrimonial contra Antonio David Flores en el Tribunal Eclesiástico de Sevilla y con el mismo magistrado.

Rocío Carrasco y Rocío Jurado en una imagen de archivo
Rocío Carrasco y Rocío Jurado en una imagen de archivo FOTO: Gtres

“Licencia para hablar” es el título que recibió el último especial protagonizado por Rocío Carrasco y que fue emitido el pasado viernes en Telecinco. El programa estaba dedicado a desenmascarar las supuestas mentiras que ha vertido su “familia mediática” y, de paso, presentar a la audiencia a cinco familiares que siempre han estado de su lado: sus primas Ani y Rocío Jurado, y parte de la familia del recientemente fallecido Manolín, el primo de su madre que cuidó de Los Naranjos, la polémica finca agrícola que heredaron los Mohedano. Solo a ellos, en un breve viaje a Chipiona para rodar, realizado el pasado octubre, ha pedido la hija de “La más grande” permiso para hablar de las relaciones familiares, de ahí el título del programa.

Antonia, Manolo Jurado y Rocío Carrasco
Antonia, Manolo Jurado y Rocío Carrasco FOTO: Mediaset

Para demostrar las mentiras que, desde hace una década, cuentan “los mediáticos” en los platós, la productora que ha convertido a la ex de Antonio David Flores en su principal activo, ha puesto a su servicio a un equipo formado por redactores, guionistas y documentalistas que han buceado en la ingente documentación que tienen a su disposición. Así, han aparecido los llamados “papeles de la Rota”, 45 folios que contienen las declaraciones de los familiares de Carrasco que testificaron a su favor ante el Tribunal Eclesiástico de la Rota para conseguir la nulidad de su matrimonio con Antonio David Flores. Ante la Rota contaron las vejaciones e infidelidades que vivió junto al padre de sus hijos, las mismas que ella relató en “Rocío, contar la verdad para seguir viva”, aunque hoy todos se desdicen.

¿Mentiras ante la Rota o en los platós?

La providencial aparición de estos documentos, unos días después de la intervención televisiva de José Antonio Rodríguez, en la que, precisamente, el marido de Gloria Mohedano ponía el foco en su declaración en La Rota, asegurando que mintió para favorecer a su sobrina, demuestra la importancia de la documentación que obra en manos de Rocío Carrasco. En este caso, al tratarse del proceso de nulidad de su matrimonio con Antonio David Flores, la documentación hallada no tiene nada que ver con la que le ha reclamado, vía judicial, su hermana Gloria Camila con el fin de proteger la intimidad e imagen de Rocío Jurado.

Gloria Camila, Rocío Carrasco y Rocío Flores
Gloria Camila, Rocío Carrasco y Rocío Flores FOTO: Gtres

Después de 23 años de exposición mediática, debutó como actriz y colaboradora en 1997 en Telecinco, Rocío Carrasco ha regresado a la televisión por todo lo alto, decidida a pasar de víctima a verdugo y a no dejar títere sin cabeza. Los platós de televisión son más lucrativos que los tribunales y, además, le han permitido conseguir sus objetivos. La suya es una venganza que se sirve en plato frío. Tras acabar con la carrera televisiva del “ser”, logrando por segunda vez su despido por supuesto “maltrato psicológico” y relatar con detalle la brutal paliza que recibió de su hija adolescente en 2012, por la que Rocío Flores, a diferencia de su padre, sí fue condenada, Rocío Carrasco quiere dejarla fuera del foco mediático.

Ahora es el turno de los “mediáticos”, aquellos familiares con los que tuvo que repartir la herencia de Rocío Jurado y que, con el tiempo, le retiraron su apoyo público, posicionándose junto a Antonio David y sus hijos: Ortega Cano, Amador y Gloria Mohedano, y sus tíos políticos, José Antonio y Rosa Benito.

El objetivo de Rocío Carrasco es demostrar que, una vez muerta su madre, principal sustento económico de toda la familia, comenzaron sus mentiras. Los de su sangre la traicionaron para pasarse al bando de Antonio David Flores cuando, en 2016, les pidió ayuda en la denuncia por maltrato piscológico que interpuso contra el padre de sus hijos. Rocío les pidió que declararan a su favor, como ya hicieran ante el Tribunal de la Rota, y relataran ante la Justicia los mismos testimonios que prestaron ante la Iglesia. Ellos le dieron la espalda y justificaron su negativa por los supuestas afrentas y desplantes que recibieron de su sobrina.

Rocío Jurado y su hija anularon sus matrimonios religiosos con el mismo magistrado.

Francisco Gil Delgado, presidente del Tribunal Eclesiástico de Sevilla, fue el magistrado que anuló los matrimonios de Rocío Jurado y su hija, Rocío Carrasco. Por su despacho pasaron todos los testigos que declararon, con siete años de diferencia, para conseguir que madre e hija volvieran a casarse vestidas de blanco. Él fue el depositario de los secretos de ambos matrimonios y quién creyó los argumentos, verdaderos o no, que todos ellos tuvieron que argumentar para lograr la anulación.

Boda de la cantante Rocío Jurado y el boxeador Pedro Carrasco en el Santuario de la Virgen de Regla, Chipiona, Cadiz
Boda de la cantante Rocío Jurado y el boxeador Pedro Carrasco en el Santuario de la Virgen de Regla, Chipiona, Cadiz FOTO: Radialpress GTRES

Rocío Jurado presentó i su causa de nulidad en el mes de septiembre de 1993 y se la aprobaron el 18 de marzo de 1994, apenas seis meses después. Siete años después, en el año 2000, su hija se presentaba ante el mismo magistrado para introducir la suya. Sin embargo, ella tendría que esperar a una sentencia concordante en segunda instancia, ante la apelación de su ex marido. La Rota madrileña tardaría siete años en dictar sentencia en el caso del matrimonio de Rocío Carrasco y el malagueño.

El canon 1.095, es el coladero que permitió que se anulara, por «incapacidad psíquica» de los cónyuges, su matrimonio. La incapacidad de compromiso en la convivencia, la inmadurez y la ausencia de responsabilidad con los compromisos de la pareja son las principales causas aducidas en estos procesos. Pero si el canon 1.095 permitió la anulación del matrimonio de Rocío Carrasco y Antonio David, no ha trascendido los motivos que alegó su madre, Rocío Jurado, para anular el suyo con Pedro Carrasco. Ahora, su viuda, Raquel Mosquera, estudia si hacerlo público. ¿Mintieron también los familiares de sus padres para casarse en segundas nupcias por la Iglesia?.