La contraseña ha muerto. Viva la identificación biométrica

La biometría se ha convertido en el método más seguro para evitar el robo de datos personales. Además del reconocimiento facial o dactilar hay otras muchas variantes