Historia

El día más sangriento de la historia de Estados Unidos

El 17 de septiembre de 1862 tenía lugar una de las batallas más encarnizadas de la Guerra de Secesión