La Policía busca al etarra Troitiño en Francia y en España

Efectivos policiales de España y Francia trabajan para localizar al antiguo miembro del "comando Madrid"Antonio Troitiño Arranz para cumplir la orden de vuelta a prisión. > La Audiencia revocó la libertad de Troitiño porque el TS «completó» su doctrina el lunes > La Audiencia levanta la prisión provisional a Otegi por las «herriko tabernas»> ... y Barrena, de permiso en Francia> Medio centenar de etarras con Chávez

Escan_Troutino_sale_carcel

La investigación de la policía sobre el paradero del etarra señala que podría encontrarse en territorio francés por lo que el tribunal emitió una orden de detención europea.

Las primeras pesquisas se centraron en el domicilio de San Sebastián en el que Troitiño estaba censado, una vivienda del número 113 de la calle José Elósegui, pero de inmediato se comprobó que el ex recluso no se encontraba en ese lugar.

La Policía y la Guardia Civil activaron diferentes fuentes para obtener información sobre el fugitivo y una de ellas proporcionó una pista que situaba al etarra en territorio francés, aunque sin localizar el lugar preciso donde podía ocultarse.

La Audiencia Nacional emitió entonces una orden internacional de arresto, pero esta mañana tuvo que hacer algunos cambios en el contenido de la orden al encontrarse con objeciones de de la autoridad judicial francesa.

El vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba confirmó que había habido "algún defecto"en la euroorden, pero que ello "no había impedido ninguna detención". "Ha habido algún cambio para completarla, de acuerdo con la magistratura francesa, pero eso no ha tenido que ver nada con la operación para capturarlo", precisó.

Durante todo el día de hoy se difundió que Troitiño podría estar oculto en casa de un abogado de Hendaya, pero algunas fuentes policiales indicaron que no existía confirmación de este extremo y que el miembro de ETA no había sido visto.

Los servicios policiales galos fueron movilizados también para participar en la búsqueda del fugitivo que, en caso de ser capturado, deberá volver a prisión durante otros seis años, hasta 2017, año en el que quedaría definitivamente en libertad al cumplir los treinta años de pena efectiva que le corresponden tras la aplicación de la "doctrina Parot".

En este sentido, el vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró hoy, tras el Consejo de Ministros, que las Fuerzas de Seguridad están utilizando "todos los instrumentos" de los que disponen para tratar de detener al etarra Antonio Troitiño, que fue excarcelado la semana pasada por la Audiencia Nacional.

El "número dos"del Gobierno explicó que las Fuerzas de Seguridad del Estado están trabajando para "buscar y capturar"a este terrorista, cuya vuelta a prisión fue ordenada este martes por la Sección Tercera de la Audiencia.

Al mismo tiempo, el vicepresidente manifestó que la Justicia francesa ha pedido completar la euroorden que se ha cursado por si Troitiño pudiera estar en el país vecino. Según Rubalcaba, esto no supone que haya habido un "defecto"en la euroorden, sino que el juez galo ha pedido completar la solicitud de detención.

Así, añadió que este trámite solicitado por la Justicia gala no es lo que ha retrasado la detención del terrorista. A este respecto, durante esta mañana se ha asegurado en medios informativos que el etarra podía estar en el despacho de su abogado en Hendaya.

Asimismo, el titular de Interior dijo que no quería dar "ningún detalle"de dónde se está buscando al etarra para no frustrar su captura. Además, pidió a los medios de comunicación "un poco de prudencia"para no dificultar la detención del terrorista, informa Ep.

Por otra parte, el ministro señaló que Troitiño no podía ser "vigilado"ni "controlado"tras su salida de prisión la semana pasada, ya que en ese momento era un "ciudadano libre", con sus "derechos intactos". Añadió que los representantes políticos, en clara alusión al PP, que pedían que se vigilara al terrorista muestran con esta demanda su "confusión"sobre lo que es el Estado de Derecho.

Clamor social

El tribunal de la Audiencia Nacional que decretó el pasado miércoles la libertad del etarra Antonio Troitiño Arranz, presidido por Alfonso Guevara, ni siquiera decidió esperar al Pleno Jurisdiccional previsto para el próximo lunes para resolver el recurso del fiscal en contra de esa resolución, estimarlo y decretar su detención e ingreso en prisión. Nada más recibir el escrito de la defensa oponiéndose a la impugnación del Ministerio Público, mantuvieron una reunión «exprés» para resolver «ipso facto».

El clamor social ante la puesta en libertad seis años antes de que, en aplicación de la doctrina Parot, estuviese la misma fijada, incidió también en la rapidez inusual en la resolución de un recurso. Y a ello hay que añadir el riesgo de fuga. De hecho, desde que celebró su excarcelación no se han vuelto a tener noticias del paradero del terrorista hasta hoy.

Encima de la mesa tenían , además, el auto del Tribunal Supremo del martes donde se mantenía el criterio que venía manteniendo la propia Audiencia, en relación con la aplicación de la prisión preventiva, hasta que el citado tribunal cambió de tesis.

Esta decisión de la Sala Penal del Supremo, según informaron ayer a LA RAZÓN fuentes de la Audiencia, resultó decisiva para la adopción final. Y, al final, optaron por estimar en todos sus términos el recurso de súplica que presentó la Fiscalía que dirige Javier Zaragoza, en el que se destacaba que lo correcto era aplicar las redenciones pena a pena y no sobre el cómputo de los 30 años que puede permanecer como máximo en prisión.

La segunda consecuencia de esa decisión es que ayer mismo se desconvocó el Pleno previsto para el próximo día 25, ya que el tribunal se ha plegado a las tesis de la mayoría e la Audiencia y de la Fiscalía tras ser respaldados por el Supremo.

Y la tercera consecuencia: los etarras que estaban «en lista de espera» para solicitar igualmente el doble cómputo de la prisión preventiva, ya saben que sus pretensiones de abandonar antes de las fechas fijadas los muros de las prisiones no tendrán la respuesta que esperaban tras la «doctrina Troitiño».

De esta forma, ahora sólo cabe esperar la decisión del Tribunal Constitucional sobre los recursos presentados contra la «doctrina Parot». Un fallo que, de avalarla –como ya ha hecho el Supremo– hará que etarras sanguinarios con no pocos asesinatos a sus espaldas no puedan salir de prisión sin cumplir al menos 30 años. Si, por el contrario, la revoca por entender que vulnera derechos fundamentales, no serán pocos los etarras que vuelvan al País Vasco como «gudaris» en pocos años.

Así ocurrió el pasado miércoles con Troitiño. Esa fue la última vez que se le vió en público. «Nadie que yo conozca lo ha visto por la calle, se lo ha tragado la tierra», dice una vecina del barrio Intxaurrondo (San Sebastián). O los residentes de esta localidad no quieren meterse en líos, o el etarra Antonio Troitiño ha sabido mantenerse en la más absoluta clandestinidad. Nadie conoce su paradero. Lógico: o se esconde o tendrá que volver a la cárcel seis años.
 
Ya hace una semana que el asesino salió de la cárcel de Huelva. Desde el homenaje que, según pudo saber LA RAZÓN, simpatizantes de la banda terrorista le reservaron a su llegada no se ha vuelto a saber nada de él. Según informaron vecinos del barrio de Intxaurrondo, ya cuando llegó su intención era pasar desapercibido. «Él quería irse directamente a casa, pero no le dejaron».

Y es que para el mundo abertzale, el terrorista es una referencia. Tal y como explicaron fuentes del barrio donostiarra a este periódico, unas 200 personas salieron a recibirlo y lo condujeron hasta la herriko taberna Zahar, donde festejaron la vuelta de Troitiño hasta altas horas de la madrugada del jueves.

«Lo más lógico es que se haya ido, es un hombre libre y puede hacer lo que quiera», comenta el dueño de un comercio. «Por aquí no se habla de eso, la gente vive su vida. Aunque entiendo que si va a volver a la cárcel; lo más lógico es que se vaya de aquí».