MENÚ
miércoles 24 julio 2019
01:37
Actualizado

Mas avisa por mail a los hospitales de que recortará 200 millones

Desde hace más de un mes los centros están siendo convocados a reunirse con Sanidad. Deberán afrontar en 2013 un nuevo «tijeretazo» de entre el 5 y el 15 por ciento

  • Soraya Sáenz de Santamaría y la candidata del PP en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, ayer en Badalona
    Soraya Sáenz de Santamaría y la candidata del PP en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, ayer en Badalona

Tiempo de lectura 4 min.

20 de noviembre de 2012. 01:32h

Comentada
20/11/2012

BARCELONA- Desde hace poco más de un mes, los hospitales concertados catalanes, los que pertenecen a la red de hospitales de utilización pública (XHUP), están siendo convocados vía e-mail a reunirse con la Consejería de Salud de la Generalitat de Cataluña. El motivo: el Gobierno catalán pretende recortar otros 200 millones de euros en salud, tras haber reducido la partida sanitaria en más de 1.000 millones en los dos últimos años. Así, los centros concentrados deberán afrontar en 2013 un nuevo tijeretazo de recursos económicos de entre un 5 y un 15 por ciento.

La decisión pone en jaque la viabilidad de algunos de los hospitales que dependen exclusivamente de la compra de sus servicios por parte de la Generalitat. Según pudo saber este diario, Salud  alega que la reforma estructural del sistema sanitario no puede ir más allá, que los sueldos de los trabajadores no pueden verse más mermados, entre otros motivos, para argumentar la necesidad de seguir reduciendo los conciertos a los hospitales. De hecho, a día de hoy, el Ejecutivo catalán adeuda a la XHUP, que aglutina 69 centros de atención especializada entre otros, una factura, la del pasado mes de julio,  de 200 millones de euros

Desde que Artur Mas se hiciera con las riendas de la Generalitat de Cataluña, el sistema sanitario público se ha visto sometido a una tensión constante. Una tensión económica que traspasó rápidamente las puertas de los despachos de directivos para cebarse con los trabajadores y los pacientes. Ya advirtió Mas en su discurso de investidura como presidente de la Generalitat hace dos años de que se iniciaba en ese momento un periodo en el que se debería «hacer más con menos», aunque se le olvidó añadir «por menos». Pero entonces, poco pudo el sector sanitario presagiar la vorágine en la que se vería inmerso en menos de 24 meses.

En cuanto las primeras medidas –denominadas de «ajuste presupuestario» por el Gobierno catalán; tildadas de «tijeretazo» por sanitarios y ciudadanos– fueron concretándose, médicos, enfermeros, celadores, administrativos, farmacéuticos, etc. salieron al unísono para clamar por que no se cruzaran ciertas «líneas rojas». De poco sirvió y la realidad es que la Generalitat ha pasado de invertir 1.297,45 euros por habitante en 2010 a 1.150,18  euros este año.

Al frente de la Conselleria de Salud, Mas situó al entonces presidente de la patronal catalana Unió de Hospitals, Boi Ruiz. Sus objetivos: reducir y contener gastos, racionalizar el sistema sanitario y reordenarlo para atender las necesidades actuales de los catalanes según parámetros de coste vs. beneficio. Su reto: lograr que un sistema históricamente infrafinanciado sea sostenible.

Sin embargo, una de las primeras decisiones del Gobierno catalán fue la de reducir el presupuesto sanitario, el mayor dependiente de las arcas públicas, en un 10 por ciento. La Consejería de Salud argulló que la crisis y la desviación del gasto de 850 millones en el presupuesto anterior (de 2010) obligaba a tal recorte. Poco a poco la medida se traduciría, centro a centro, en múltiples y diversas fórmulas de ahorro.

De lo macro a lo micro
Así, y como ejemplo, Salud dejó de contratar actividad quirúrgica a los centros concertados y limitó la de los hospitales públicos, lo que ha llevado a que las listas de espera hayan aumentado en un 43 por ciento, según los últimos datos oficiales de la Generalitat de junio de 2011. Un porcentaje que, según los profesionales, no es real, ya que no contabiliza todas las cirugías que se dejaron de realizar los meses siguientes, en verano de 2011, cuando se cerraron plantas y quirófanos para ahorrar.

La situación es tal que los centros han dado orden de reciclar las sábanas diariamente. Si antes de los recortes toda la ropa de cama se cambiaba y enviaba a la lavandería para ser limpiada y desinfectada cada día, actualmente, si la sábana de abajo no está sucia, se utiliza como sábana superior.

 

Denuncian al consejero
Seis entidades catalanas presentaron ayer una querella criminal ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC)   contra el consejero de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, y su equipo   de gobierno por considerar que éstos  pudieron cometer delitos como el de omisión del deber de socorro, tráfico de   influencias y negociaciones y actividades prohibidas a los   funcionarios públicos.   Según los denunciantes, «el peligro en que hoy se encuentra el derecho constitucional de protección de la salud es notorio en Cataluña» como consecuencia directa de las políticas de recortes llevadas a cabo los dos últimos años.  
 

Últimas noticias