El PSOE vulnera la Ley para adaptar los Presupuestos al nuevo Gobierno

Clona los ministerios de Fomento y de Sanidad y les traslada íntegras las partidas de Vivienda e Igualdad.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado

MADRID- El fondo es importante y las formas, tanto o más. Y en los dos ámbitos falla el improvisado ajuste de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2011, en tramitación en el Congreso, para adaptarlos a la nueva estructura del Gobierno.

El problema formal puede acabar incluso en un recurso de inconstitucionalidad por parte del PP ante lo que considera un incumplimiento del Reglamento de la Cámara, la ley interna que rige el funcionamiento del Parlamento y que –recuerdan los del PP para justificar su protesta– «forma parte de la constitucionalidad».


Ni un euro menos

En cuanto al fondo, el problema es que el recorte de los ministerios de Vivienda e Igualdad no se traduce de momento en ningún ahorro, pese a que se interpretó como una rectificación «in extremis» de José Luis Rodríguez Zapatero para lanzar un mensaje ejemplarizante en el recorte de gastos. Las partidas íntegras de esos dos departamentos han sido traspasadas a los ministerios que los absorben, con todo su gasto corriente.

Pero tan llamativo como esto, y no menos importante, es el procedimiento por el que el Grupo Socialista traslada a los Presupuestos en tramitación la remodelación que el presidente del Gobierno precipitó el pasado día 20: se salta el artículo 133.3 del Reglamento del Congreso y clona los ministerios de Fomento y de Sanidad y Política Social, de tal manera que cada uno de ellos aparece en dos secciones distintas.

El citado artículo protege al propio proyecto de ley de Presupuestos de las modificaciones que las Cortes puedan introducir en el mismo, de modo que no sea posible mediante enmienda vaciar completamente una sección para llevarse su contenido a otra diferente. ¿Por qué? Pues para evitar, por ejemplo, que una mayoría alternativa al partido en el Gobierno se conjure para dejar sin dinero a un Ministerio y llevárselo a otro. Por ello sólo se permite que, siempre dentro de la misma sección presupuestaria, se compense un incremento con una baja de igual cuantía. Sin embargo, el Grupo Socialista ha presentado una enmienda que vulnera lo establecido en ese precepto. En ella plantea que donde se dice «Sección 27. Ministerio de Vivienda» diga «Sección 27. Ministerio de Fomento». Y que donde dice «Sección 28. Ministerio de Igualdad» diga «Sección 28. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad».

Es decir, que denomina al Ministerio que absorbe las partidas presupuestarias del mismo modo que el ministerio que desaparece, de manera que, en lo que para el PP es un fraude de ley, los créditos de una sección pasan materialmente a otra diferente, si bien formalmente la sección sigue siendo la misma. Por primera vez en una Ley de Presupuestos Generales del Estado el Ministerio de Fomento pasa a tener dos secciones numeradas de forma diferente, pero referidas a él, la 17 y la 27; mientras que el de Sanidad, Política Social e Igualdad tendrá la 26 y la 28.


El pecado de la improvisación
El PSOE no se hubiera encontrado con este problema jurídico prácticamente insalvable si la remodelación ministerial se hubiera hecho antes de que se iniciara la tramitación parlamentaria de las cuentas de 2011. O bien justo después, ya que la Ley General Presupuestaria sí que prevé que, una vez aprobado el Presupuesto, pueda haber cambio de créditos entre secciones cuando se produzcan cambios administrativos.

El alcance político del artificio utilizado se verá en las próximas semanas. De momento, el PP se ha opuesto a la enmienda socialista en la Mesa de la Comisión de Presupuestos, pero el PSOE la ha sacado adelante con el apoyo del resto de grupos. La respuesta popular ha sido reclamar un informe a los servicios jurídicos, petición aceptada, y la próxima semana estará listo. Si los letrados desestiman sus argumentos están dispuestos a explorar la vía jurídica y llegar incluso ante el Constitucional. Habrá que ver hasta dónde sube el agua del río revuelto y en qué se queda la advertencia del Grupo Popular de que «los socialistas deberían retirar el proyecto y presentarlo de nuevo, pero ajustado a la nueva remodelación ministerial».


Otros 500 millones
- La Ponencia del Congreso encargada de informar de los Presupuestos Generales del Estado para 2011 ha aceptado por mayoría la incorporación al proyecto del Gobierno de las 370 enmiendas parciales firmadas por el PSOE, tanto las que presentó en solitario como las setenta que suscribió con el PNV y Coalición Canaria, por un valor de 500 millones de euros. Si bien 311,5 millones no computan como gasto, pues son dotaciones con cargo a las Emisiones de deuda pública, informa Ep. Además, el PSOE ha avanzado que se reserva otros 110 millones de la sección de «gastos diversos» para negociar posibles nuevos acuerdos.