Mil camareros fallecen cada año por cáncer de pulmón según el CNPT

Unos 1.000 camareros mueren cada año en España por exposición al humo del tabaco en los bares y restaurantes donde trabajan, según el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), que asegura que la aprobación de una nueva ley antitabaco que contemple los cubículos' para fumadores en estos locales -un punto polémico de la norma que se negocia esta semana en el Congreso de los Diputados- "sólo salvaría la vida a unos 500 trabajadores".

Los médicos han presentado hoy el testimonio de un camarero no fumador con cáncer de pulmón, que reclama su derecho a vivir y a ser feliz con su familia, para insistir en que la ley antitabaco debe aprobarse sin excepciones de espacios para fumadores.

El testimonio de Josemari, un camarero de 57 años, ha sido leído por un compañero -Faustino-, ya que este trabajador de la hostelería desde su juventud se encontraba "indispuesto", como consecuencia del tratamiento que está recibiendo para intentar superar el cáncer de pulmón que le fue diagnosticado en febrero de 2009.

"Cuando los fumadores gritan por su derecho a fumar, derecho que nadie les niega pues sólo se les pide que no fuercen hacerlo a los demás, me pregunto: ¿estará este derecho por encima del mío a vivir y a ser feliz con mi familia?, pienso que no", asegura.

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo -que reúne a 40 asociaciones científicas y de profesionales sanitarios- calcula que mil camareros fallecen cada año por exposición al humo de tabaco en su trabajo.

Por ello, en una comparecencia de prensa para poner "cara y nombre"a los fumadores pasivos víctimas del tabaco, varios de sus miembros han insistido hoy en que sólo con una ley que proteja al cien por cien los espacios cerrados del humo de tabaco se evitarán estas consecuencias.

El vicepresidente del comité, Rodrigo Córdoba, ha rechazado la propuesta de los hosteleros de cerrar un espacio, en el que no se servirían consumiciones y al que no tuvieran acceso los trabajadores del sector, porque "el humo se difunde por todo el local y probablemente casi siempre estaría la puerta abierta".

"Pasaríamos de tener mil casos de cáncer en los trabajadores de hostelería a 500 casos", ha dicho el doctor Córdoba, quien ha advertido de que no se eliminaría la mortalidad por este motivo, ni los casos de afectadas por procesos respiratorios.

El facultativo ha rechazado el argumento de los empresarios de que la nueva ley vaya a provocar pérdidas para este sector y opina que, por el contrario, se ahorrarán cientos de millones de euros por gastos de limpieza y mantenimiento y tendrán menos bajas laborales y mayor productividad.

"No sé cómo puede haber algunos políticos que tienen la ingenuidad de creerse las previsiones alarmistas y catastrofistas de la hostelería", ha dicho el responsable del comité, quien ha mostrado su confianza en que el Congreso de los Diputados apruebe esta semana "una norma clara y sin excepciones".

En este sentido, Joseba Zabala, coordinador de la acción ciudadana para bares y restaurantes sin humos en redes sociales -que ha recogido el apoyo de 241 asociaciones por el cambio de la ley de Tabaco- ha reiterado "el rechazo contundente de todos los médicos"a los espacios para fumadores y ha reclamado "una regulación absoluta y total del consumo de tabaco".