MENÚ
lunes 21 enero 2019
15:00
Actualizado

Siete heridos, cuatro policías y tres periodistas, en otra tensa jornada

El manual del «terrorismo callejero» guía a los mineros

  • El manual del «terrorismo callejero» guía a los mineros

Tiempo de lectura 4 min.

16 de junio de 2012. 00:33h

Comentada
16/6/2012

Madrid- «No son protestas sino acciones delictivas más cercanas al terrorismo callejero que a cualquier reivindicación laboral». La radicalización de las protestas en las cuencas mineras, que entran hoy en la vigésima jornada de huelga, se asemeja cada día más a la «kale borroka», según aseguró ayer la Asociación Pro Guardia Civil. Una violencia que ha obligado al Ministerio de Interior a reforzar la seguridad durante un fin de semana que se prevé caliente. «Varios guardias civiles han resultado heridos, ayer (por el pasado jueves) atacaron un tren donde hubo que contabilizar algún pasajero herido grave y donde la tragedia podía haber sido mayor», afirma el texto de la asociación de guardias civiles, que advierte de que si la escalada continúa habrá que «lamentar la pérdida de alguna vida humana».

En el transcurso del día de ayer resultaron heridos cuatro agentes de las unidades de intervención del Cuerpo Nacional de Policía, uno de ellos hospitalizado con pronóstico reservado al atravesar un rodamiento la visera de su casco y golpearle en un ojo, y tres periodistas, uno de ellos también hospitalizado como consecuencia de un impacto en el pecho, durante los violentos choques entre efectivos policiales y piquetes mineros en las inmediaciones del Pozo del Sotón (en El Entrego, en Asturias).

Los constantes bloqueos de carreteras provocaron accidentes en los que un conductor resultó herido de consideración en la A-66, a la altura de la localidad de El Caleyo, al colisionar la furgoneta que conducía con un camión que tuvo que frenar de forma brusca por el bloqueo de la vía mediante una barricada. De nuevo volvieron a registrarse cortes en las vías férreas, en este caso del FEVE, con barricadas y árboles cortados sobre los raíles que interrumpieron los servicios durante horas.

Las constantes refriegas con las Fuerzas de Seguridad, con lanzamiento de rodamientos y cohetes, los cortes de carreteras en las horas punta, la interrupción del servicio ferroviario y el hostigamiento a las sedes del Partido Popular en las zonas mineras de Castilla y León, Asturias y Galicia han forzado al Gobierno a enviar antidisturbios procedentes de Madrid y Galicia para sofocar las protestas de este fin de semana. Según explicaron fuentes de Interior, el dispositivo policial en Asturias, donde hasta el momento se registran los incidentes más violentos, ha estado nutriéndose de agentes de la Unidad de Intervención (UIP), que iban relevándose al cabo de unos días de servicio. Sin embargo, la radicalización ha determinado a los mandos a establecer un contingente permanente en la zona ante la escalada de violencia. A partir de este fin de semana, permanecerán en la zona dos grupos procedentes de la Unidad Central de Intervención, con sede en Madrid, y otro procedente de Galicia, que se sumarán a los dos grupos estables que operan en Oviedo.

Cada grupo está compuesto por 50 efectivos, por lo que el dispositivo previsto asciende a al menos 250 agentes antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía, si bien el número podría aumentar, según informan las mismas fuentes a la agencia Europa Press. El grueso del despliegue ya se encuentra en Asturias desde hace días y en las próximas horas se incorporará uno de los dos grupos procedentes de la capital.

Ante los crecientes choques y los perjuicios para las comarcas asturianas más castigadas por la huelga, el Colectivo de Funcionarios Públicos Manos Limpias denunció ante el delegado del Gobierno de Asturias a los secretarios generales de las secciones mineras de los sindicatos CC OO y UGT del Principado por presuntos delitos de «coacciones, daños, atentado a la autoridad y sus agentes, desórdenes públicos y contra la seguridad del tráfico».
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs