Valcárcel convencerá a Blanco para evitar el recorte en infraestructuras

El presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, planteará hoy al ministro de Fomento, José Blanco, las consecuencias que conllevará la reducción de la inversión pública en infraestructuras en la Región de Murcia, así como el aplazamiento de importantes proyectos.

El ministro de Fomento, José Blanco, y el presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, en el encuentro que mantuvieron el pasado año
El ministro de Fomento, José Blanco, y el presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, en el encuentro que mantuvieron el pasado año

En el encuentro, que tendrá lugar en el Ministerio de Fomento en Madrid, Valcárcel expondrá a Blanco el descontento del Ejecutivo regional ante los recortes anunciados y exigirá el replanteamiento de la inversión para corregir el déficit histórico que acumula la Región en infraestructuras, tanto ferroviaria como de carreteras.

Sin lugar a dudas, una de las obras que el presidente murciano sacará a relucir en la reunión será la de la variante del Reguerón, dotada en los presupuestos del Estado para el próximo año con tan sólo 300.000 euros. Cantidad insuficiente para finalizarla, ya que su coste total ronda los 240 millones de euros.

El jefe del Ejecutivo regional tampoco pasará por alto que la variante ferroviaria de Camarillas no podrá estar finalizada en 2011, a pesar de que su construcción está muy avanzada, ya que el presupuesto dispuesto por el Gobierno de Zapatero (cinco millones de euros) será nuevamente escaso.

Asimismo, el presidente aludirá a José Blanco el proyecto de la autovía del Altiplano, que el Ministerio tiene previsto financiar con fórmulas extrapresupuestarias. Y, a pesar de que el responsable de Fomento afirmó que los drásticos recortes no afectarían a ningún aeropuerto, Valcárcel se lo recordará para que el Aeropuerto Internacional de la Región de Murcia siga adelante.

La reprogramación de 199 contratos de infraestructuras con retrasos de 1 a 4 años y 18 obras rescindidas es el resultado del apretón del Gobierno central en materia de fomento. Como ya anunció el ministro José Blanco el pasado mes de julio, el Ejecutivo central ahorrará 926 millones gracias a la suspensión de las obras, mientras que el importe total del retraso de los contratos ascenderá a 8.700 millones de euros. Una cantidad importante si se tiene en cuenta la coyuntura económica que atraviesa España, pero cuyas consecuencias, como por ejemplo en lo referente a empleo, quizá no se hayan tenido en cuenta.

De esta manera, los presupuestos del Estado para 2011 muestran un descenso del 31 por ciento con respecto a este ejercicio en la inversión pública destinada a infraestructuras, por lo que el presupuesto se reduce a 14.639 millones de euros. Un violento descenso que supondrá a la Comunidad un recorte del 29 por ciento, pasando de 736 a 526 millones de euros.

La portavoz del Gobierno murciano, María Pedro Reverte, resaltó hace unos días que el objetivo de esta reunión es «intentar aclarar la confusión que parece existir en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) sobre las principales infraestructuras de la Región de Murcia».