El Gobierno ve el déficit «encauzado»

Pide un mayor compromiso a las comunidades después de que el Estado redujera los números rojos un 24,7%

El secretario de Estado de Hacienda, Juan Manuel López Carbajo, momentos antes de comparecer esta tarde ante la comisión de Presupuestos
El secretario de Estado de Hacienda, Juan Manuel López Carbajo, momentos antes de comparecer esta tarde ante la comisión de Presupuestos

El nuevo secretario de Estado de Hacienda, José Manuel López Carbajo, animó ayer a las comunidades autónomas a implicarse en el objetivo de reducción de déficit que el Gobierno fijó en el 6% en 2011 para el conjunto de las administraciones públicas. Así lo señaló después de dar a conocer, en la Comisión de Presupuestos del Congreso, los datos de ejecución presupuestaria del Estado hasta el mes de mayo, que arrojaron un saldo negativo de 13.767 millones de euros, un 24,7% menos que el registrado en el mismo periodo del año anterior y equivalente al 1,26% del PIB. Unas cifras que, según Carbajo, se ajustan a las previsiones del Gobierno, por lo que «todo parece indicar» que el proceso de consolidación fiscal del Estado está «correctamente encauzado», lo que podría proporcionar un «margen razonable» de ingresos a final de año.

El secretario de Estado de Hacienda aseguró que aun así la agenda del Gobierno sigue «volcada» en la aplicación «rigurosa» de las medidas de consolidación, al tiempo que se mostró convencido de que la reducción del déficit y la correcta aplicación de las reformas estructurales debe conducir en el medio plazo a un crecimiento «sostenible» de la economía y del empleo.

Sociedades sigue mal

El recorte del déficit del Estado hasta el mes de mayo fue resultado de unos gastos que se situaron en 60.189 millones de euros, un 14% menos, y de unos ingresos que sumaron 46.422 millones de euros, lo que supone una caída del 10,3%. La recaudación por impuestos se incrementó un 5,3% frente al 3,4% previsto inicialmente. En el caso de los impuestos directos, el IRPF aumenta un 4,2%, mientras que el de sociedades cayó un 11,4% y registra así 38 meses de caídas consecutivos. De los indirectos, el IVA aumentó un 12,9% como consecuencia de la subida de tipos y la reducción de las devoluciones. Por su parte, los impuestos especiales caen un 3,9% (tabaco disminuye un 3,8% por el aumento de los impuestos e hidrocarburos, un 4,6% por el descenso del consumo).

Los pagos cayeron un 20,9% (58.688 millones de euros) sobre todo por la disminución de la partida de transferencias corrientes a las comunidades autónomas por el nuevo sistema de financiación, que cayó un 65,9% hasta los 5.572 millones de euros respecto a mayo de 2010. La reducción de gastos se debe también al tijeretazo a las inversiones que cayeron un 23,3%, mientras que los sueldos y salarios de personal cayeron un 4,6% por el efecto de la reducción media del 5% enla nómina de los funcionarios. Sin embargo, los pagos por gastos de personal, en su conjunto, permanecen en un nivel «casi idéntico» a los del año pasado por el efecto de la compensación por la desviación del IPC en 2010 en las clases pasivas. Según explicó Carbajo, corregido ese efecto, los gastos de personal caerían un 1,9%.

En el turno de intervenciones, el diputado del PP, Vicente Martínez Pujalte, censuró al Gobierno por echar siempre la culpa del déficit a las comunidades autónomas cuando ha sido el Ejecutivo el que hizo una política económica «equivocada creyendo que la crisis era pasajera».