Fútbol

«Queremos que todos los futbolistas puedan hacer electrocardiogramas»

El sindicato pretende que todas las categorías estén protegidas

Luis Rubiales
Luis Rubiales

Madrid- Luis Rubiales (Motril, 1977) es un presidente sin corbata. Un futbolista que ya no juega. Veterano prematuro por culpa del compromiso con unos compañeros que vieron en él el líder que necesitaba el sindicato de futbolistas. En el verano de 2009 abandonó las comodidades y el sueldo de futbolista para gobernar la nueva AFE. La entrevista se hizo antes de que Miguel García, el jugador del Salamanca, se desvaneciera en el césped. Pero la preocupación para que no sucedan esas cosas ya estaba en la cabeza de Rubiales.

–¿Han avanzado mucho en estos meses al mando de la AFE?
–Cuando hicimos la huelga se vio que había algunos jugadores que lo pasaban mal, que son mileuristas como muchos españoles y que estaban meses sin cobrar. En Segunda B se ha producido un cambio normativo que nos ha permitido que por primera vez en muchos años todos los jugadores de equipos que habían descendido tengan el 100 por 100 del sueldo garantizado. También hemos conseguido que los jugadores puedan cambiar de equipo en diciembre independientemente de si han jugado o no cinco partidos y estamos negociando sobre avances en temas médicos, para que todos los jugadores, ya sea de Primera o Tercera, puedan hacerse un electrocardiograma o unas pruebas que determinen si puede tener alguna enfermedad.

–¿Es la Segunda B el principal problema?
–Con el cambio de normativa va a ser muy difícil que un jugador de Segunda B no tenga garantizado el cien por cien de cobro. Pero lo que más nos preocupa es que mientras se producen las deudas, como son sueldos pequeños, se producen situaciones difíciles de llevar en muchas familias. Estamos trabajando con aseguradoras, con bancos y ojalá podamos encontrar la fórmula de hacer que pueda adelantárseles el dinero.

–¿De dónde sale ese fondo de garantía?
-Los 22 últimos años el fondo de garantía había sido el mismo, 300.000 euros. Ahora mismo se ha ampliado a un millón. Pero lo realmente importante es que si un equipo desciende, el que ocupa su plaza tiene que estar dispuesto a poner este dinero para que los jugadores cobren el 100 por cien de su sueldo.

–¿Hay muchos casos de clubes que deban dinero a los jugadores?
–Tristemente hay algún caso y es difícil de explicar. Tenemos preocupación por el Real Jaén. La ciudad salvó al equipo, se abrieron cuentas a última hora y cuando nos tuvieron que pagar sobraba dinero. Es preocupante que después de haber salvado este «match ball» a las primeras de cambio estemos ya con que les cortan la luz y el agua. Luego me preocupa mucho la situación del Real Betis, o las situaciones de las leyes concursales en general. Se están utilizando como un plan de saneamiento encubierto que perjudica a los jugadores, a terceros clubes y a todos los españoles, porque al final cuando un club va a la ley concursal Hacienda y LA Seguridad Social son, en un porcentaje alto, los más perjudicados.

–¿Vive el fútbol por encima de sus posibilidades, habría que poner un límite salarial?
–Un límite salarial en cantidad rompería el libre mercado, eso nadie se lo plantea aquí. Porque no le vas a impedir al Real Madrid y al Barcelona que tengan menos de 200 millones para gastar en su plantilla. Se tiene que ver qué es lo que se ingresa para ver qué es lo que se gasta. No a los límites salariales porque si un jugador lo produce está en su derecho de cobrarlo, pero sí a los límites coherentes de ingresos y gastos.

–¿Hay mucho dinero negro en el fútbol español?
–Yo hablaría de que hay una economía sumergida importante. En Primera y Segunda es prácticamente inexistente, pero en las otras categorías al no estar obligados a estar dados de alta en la Seguridad Social es más complicado. Con la Federación vamos a buscar unos cambios normativos que permitan que no aparezcan contratos por todas partes, quehaya uno, dos o los que sean registrados previamente y que se pueda contrastar la información de AFE con la de la Liga. Este año ya es obligatorio que cuatro futbolistas de cada equipo de Segunda B sean profesionales y estén dados de alta en la Seguridad Social. El año que viene serán ocho y al siguiente 12 y al siguiente 16. Hacienda también tiene que beneficiar a estos clubes que van a tratar de hacer aflorar una economía sumergida y posibilitar que todos estos jugadores tengan unas cargas sociales asumibles. Si no, nos cargamos el fútbol.

–Incluye también la lucha contra la compra de partidos.
–Cuando hemos tenido que hacerlo, al minuto uno hemos mandado una nota al secretario de Estado, prestando nuestra colaboración. Es verdad que no tenemos capacidad normativa, pero al igual que tenemos unos derechos, también unas obligaciones. A partir de enero esto es delito. A la próxima asamblea vamos a llevar a un fiscal del Estado para que explique que esto puede tener consecuencias mucho más graves que una sanción deportiva.

–¿Y si son primas por ganar?
–Esto tiene una doble lectura. Por un lado la ética. A mí me parece ético cualquier premio por un resultado positivo, pero por otro lado hay una responsabilidad con Hacienda. Lo veo ético, pero habría que buscar una fórmula para que esto no se convirtiera en una economía sumergida.


Su primer gol
Abandonó el fútbol de repente. En la comida en que celebraba su 32 cumpleaños se lo anunció a sus padres. Renunció a un contrato de dos años en el Hamilton escocés y se metió en el coche para recorrer España. La aventura merecía la pena. La pelota queda ya para los partidos de veteranos. Ayer debutó con los veteranos del Levante y marcó un gol.