Los arqueólogos de Xian aún tendrán que excavar «durante siglos»

Arqueólogos de Xi'an
Arqueólogos de Xi'an

Más de treinta años después de su descubrimiento, el yacimiento arqueológico más famoso de China todavía esconde secretos y continúa acaparando la atención del mundo. «Necesitaremos varios siglos para terminar de excavar», reconoce Cao Wei, subdirector del Museo de los Guerreros de Xi'an, uno de los tres responsables del equipo arqueológico que han venido a Oviedo a recibir el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales. Las dos mil figuras de soldados que se han encontrado –se calcula que hay ocho mil– han disparado las especulaciones sobre los secretos ocultos bajo el terreno. «Las descripciones de los libros de historia reflejan bien lo que hay. Hemos comprobado que en la tumba del emperador hay mercurio, que corresponde con ríos y un salón enorme. Pero hasta que no estemos preparados informáticamente, no abriremos esta parte del complejo», reconoció Cao Wei, quien afirmó que «la realidad supera a los relatos» que les han llegado a través de los documentos históricos.


Ni dinero, ni tecnología


Xu Weihong, directora del equipo arqueológico, comentó que «todas las figuras tienen colores. En las primeras desapareció al desenterrarlas, pero ahora contamos con avances tecnológicos para permitirnos conservar esa policromía». Zhang Weixing, uno de los arqueólogos de la zona donde se supone que está enterrado el primer emperador de China, reconoció que «la prioridad no es el dinero ni la tecnología, sino hacer un estudio exhaustivo de lo que se está extrayendo para entender todo el complejo arqueológico».