Urbaneja acusa a los partidos de «nacionalizar» la información electoral

El presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Fernando González Urbaneja, acusó ayer a los partidos políticos de tratar de realizar una «nacionalización encubierta pero efectiva de los informativos» con la reforma de la Ley Electoral.

González Urbaneja ha sido muy crítico con el plan intervencionista de los diputados contra las empresas privadas de televisión

Tras conocer el informe de la subcomisión del Congreso encargada de la reforma electoral, que ayer se publicó oficialmente, Urbaneja aseguró que tratar de regular la información electoral en las televisiones privadas es «descabellado» y «sin precedentes en otros países de democracia formal».

La propuesta de la subcomisión, según las declaraciones del presidente de la APM recogidas por Ep, «va mucho más allá» de lo que las asociaciones de periodistas «temían» por lo que apeló «a los directores y editores de todos los medios: televisiones, radios, y también de los diarios, a dar un respuesta rotunda contra esta propuesta descabellada y sin precedentes». En su opinión se trata de una idea que resulta «desoladora» por cuanto «va en sentido contrario a los principios del periodismo profesional».

Así, en vez de «alentar y respetar» la profesionalidad de los informativos de las televisiones públicas, «impone a las emisoras privadas, y quizá también a las radios, normas de proporcionalidad y neutralidad informativa en debates, entrevistas e información. Es lo más parecido–añadió– a una nacionalización encubierta pero efectiva de los informativos, pone uniforme a los periodistas y liquida el periodismo profesional en pro de un oficialismo y de lo políticamente correcto fijado por los que ya están en la política. Es el peor de los conservadurismos», explicó.

González Urbaneja se quejó además de que la subcomisión afirme que los criterios de «proporcionalidad» se tengan que aplicar también en las entrevistas y debates porque, en su opinión, eso «anula los debates de candidatos. La única respuesta razonable de los periodistas es reconocer que la información electoral es territorio vedado al periodismo profesional e independiente y renunciar a él», concluyó el presidente de la APM.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), que preside Elsa González, se había manifestado ya en contra del proyecto impulsado por los principales grupos políticos, que calificó de «intento de control político de las televisiones privadas» y de «claro atentado contra la libertad editorial y de programación de las empresas».


Quince días bajo vigilancia
Según la redacción definitiva del informe de la subcomisión del Congreso de los Diputados encargada de la reforma electoral, las televisiones privadas deberán respetar los principios de «igualdad y proporcionalidad» entre partidos políticos, tanto en sus informativos como en sus entrevistas y debates, durante los quince días de la campaña electoral. El documento fue aprobado a finales de junio por todos los grupos parlamentarios del Congreso, pero su redacción concreta, conocida ayer, había quedado pendiente.