MENÚ
domingo 16 diciembre 2018
10:35
Actualizado

Bruguera no puede con la crisis

Dirigido por Ana María Moix, dejará de publicar en 2011

  • Nabokov lo publicó Ediciones B
    Nabokov lo publicó Ediciones B

Tiempo de lectura 2 min.

28 de mayo de 2010. 02:08h

Comentada
28/5/2010

El buque insignia literario de Ediciones B, la editorial Bruguera, cierra sus puertas. Hace unas semanas, el sello, dirigido por Ana María Moix, ha concluido su andadura. La histórica editorial –que en los años 60 y 70 fue célebre por editar las aventuras de Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, las hermanas Gilda o el botones Sacarino– ya se clausuró en 1986 por suspensión de pagos, cierre que llevó aparejado que el Grupo Z adquiriera los fondos de la ya desaparecida editorial, dando lugar a Ediciones B, que veinte años después se propuso volver a rescatar la marca Bruguera, con Ana María Moix como directora del citado proyecto.
Un catálogo importante
Consiguió poner en marcha un catálogo de gran interés en el que se mezclaban los nuevos valores literarios con obra descatalogada de grandes nombres de las letras de la segunda mitad del siglo XX. Se impulsó un premio de novela, también  con el nombre de Bruguera, aunque en su última edición el galardón quedó desierto.
Según explicó ayer el director editorial de Ediciones B, Ricardo Artola, el cierre de Bruguera se debe a que el proyecto no ha conseguido «cuajar» en el mercado literario. Artola aseguró que los títulos que ya están contratados van a publicarse hasta finales de este año, pero reconoció que no se abrirán gestiones para otros nuevos. La crisis económica, en su opinión, «no ha ayudado en nada a la pervivencia del sello, que no ha conseguido mantenerse en un momento tan complicado».
Asimismo, señaló que  Moix fue despedida a finales de abril. «Respeto la gran labor de Ana María   –prosiguió Artola–, pero las circunstancias del mercado no han permitido al sello Bruguera alcanzar un mínimo de entidad». Bruguera –haciendo referencia a su conocido logotipo con un gato– deja de maullar.


El caso Nabokov
Ediciones B puso en marcha hace unos años, en edición de bolsillo, la llamada Biblioteca Ana María Moix con títulos seleccionados por la escritora. Uno de sus mayores aciertos fueron los cursos literarios de Nabokov. Ahora, curiosamente, ha cedido esas traducciones de los ensayos del autor de «Lolita» a otra editorial, RBA, que los ha incorporado a su catálogo.

Últimas noticias