MENÚ
martes 20 noviembre 2018
05:01
Actualizado
  • 1

Las mejores tallas de la imaginería española procesionaron vitoreadas por los peregrinos

«Madrugá» para la Historia

La «Madrugá» rompe la noche con redobles de tambor. Un cortejo de policías y guardias civiles preceden a la Virgen de Regla, pura Sevilla en el centro de Madrid. En la cabecera, cirios, cruces, insignias y estandartes. Es la Semana Santa en pleno agosto, algo inédito que difunde el fervor popular de los españoles a los jóvenes, un sentimiento que se ha contagiado desde Sídney hasta Pekín. Paso a paso, desde el Paseo de Recoletos hasta la Puerta del Sol, van avanzando. No es el barrio de Triana, pero el aire sí está impregnado con el aroma a incienso de Sierpes. Y con la pasión que dejan los fieles

  •  
     

Tiempo de lectura 4 min.

20 de agosto de 2011. 02:20h

Comentada
20/8/2011

La primera «levantá», de infarto. La Virgen de Regla roba los primeros «flashes» y también lágrimas. Ovación.  «No había salido antes de mi país y, probablemente, será la última. No lo olvidaré», comenta Rit, que proviene de Tahen, una zona rural de Camboya que cuesta ubicar en el mapa. Ella, joven, tímida, con un pañuelo alrededor del cuello y una mochila de la JMJ, es uno de los miles de peregrinos que se dejaron cautivar por el Papa, el Vía Crucis y la procesión. Los de fuera, entregados. Los castizos, orgullosos. «En la vida he visto tanta gente en Madrid como ahora, ni en la cabalgata de los Reyes Magos», comenta un joven. Pero en emoción, los costaleros se la llevan de calle. «Me estoy quedando alucinado», explicaba César Martínez, cofrade de Nuestra Señora de la Piedad de Valladolid, cuando su paso encaminaba Alcalá. «De mis 39 años de vida, llevo 37 como cofrade y no he vivido nada igual. Es irrepetible». En otras cofradías, como la del Cristo de Medinaceli, la explosión de sentimientos es todavía mayor, pues en abril tuvieron que quedarse en casa por culpa de la lluvia. «Toda la archicofradía, el capataz y los franciscanos nos sentimos como si fuera el Viernes Santo», detalla Marcos García Montes, abogado de la hermandad, mientras se escucha un «¡guapo!» al paso del Señor de Madrid.

Quince pasos, quince obras, concentraron en unos escasos kilómetros banderas de todo el mundo. Gregorio Fernández, Mariano Benlliure y Gil, Francisco Salzillo, Federico Collaut-Valera, alguno más y un puñado de anónimos son los autores que ayer repetían los creyentes. Tallas que antaño servían de catequesis y que hoy vuelven  a ser instrumento para esa «nueva evangelización» de una Europa que quiere olvidar sus raíces. Pero entonces, llegó él. Para recordar que en la esencia de esta tierra está la fe. Mena. El Cristo de los legionarios impone, cautiva. Por primera vez dejaba Málaga para dejarse querer.

 Sergio, alto, delgado, está impresionado, pero no tanto como en su tierra, Mondéjar, porque la tierra siempre tira. «La Virgen de tu pueblo es la de tu pueblo. Pero hay que reconocer que esto es más bonito. Causa más emoción». A su lado, Adrián, moreno, reflexivo: «Es mucho más emocionante que la Semana Santa, porque aquí hay gente de todas las naciones y están las tallas y los patrones de cada sitio». No son los únicos jóvenes que ayer, a las doce, observaban la procesión. María está cerca de ellos: «Es precioso. Yo quiero a la Virgen. Siempre le rezo. Me acompaña. Tengo la piel de gallina». No anda lejos tampoco Amparo, que juguetea con una Blackberry: «Tengo mucha devoción a la Virgen. Esto es impresionante. Aquí hay gente desde las diez de la mañana y fíjate qué hora es».

Los sentimientos van por dentro. Cada uno los siente de una manera. No existen reglas ni normas. Mercedes es de Jaén. Pelo corto, lleva sombrero, edad imprecisa, afirma: «Una talla te emociona, hace que te vengan las lágrimas a los ojos. Cristo sufre, pero sufre con serenidad, porque la vida es sufrimiento, aunque también hay mucha alegría». Custodia, su amiga, también andaluza, explica: «No son los costaleros los que levantan el paso. Es Cristo quien los levanta a ellos. Y la mirada de las tallas hace que esas figuras te hablen». Ninguna quería perder esta oportunidad. Pero más que las figuras, mas incluso que la presencia del Pontífice, recalcan el asombro que les produce tanta gente. Y subrayan: «Todos podemos estar aquí; no es importante compartir las mismas ideas, sino la ilusión. Todos somos uno, en paz, sin rencores, sin colores políticos». Franco tiene el pelo rizado a lo Michael Jackson, tez morena y es de Macao. Llega con dos amigas. A su paso, unos franceses gritan «ole, ole, ole.» «¿Qué te parecen los pasos?». «Es la primera vez que los veo; son muy lejanos a mi cultura pero impactan mucho».

Shalini ha viajado desde la India. Es la primera vez que viene a España. Quería estar aquí. En este encuentro. «Todo es tan distinto a mi cultura. Es muy impresionante y  bonito. Las figuras son hermosas. No las imaginaba así, la verdad. Me ha impactado que acuda tanta gente para verlas pasar». Cerca, dos chicas canadienses asisten a la «Madrugá» con asombro. Angelina es la primera en hablar: «Es muy brillante y bello. Resulta impactante. Me encantan todos los detalles de las figuras». A su lado, Jena, no lo duda: «Las expresiones de los rostros me han impresionado y esa figura sobre todo», dice, señalando al Cristo de Medinaceli.

Últimas noticias